Fragancias corporativas

Empezaron creando odotipos y se han convertido en una agencia de marketing olfativo y ambientación de espacios.

image
Albert Majós reconoce que el mercado les ha llevado a ampliar su oferta de servicios.

“La esencia de una empresa debería entenderse como parte de su logotipo y de su imagen”, recomienda Albert Majós, que en 2007 se unió a un perfumista para fundar Akewuele, un nuevo concepto de marketing: “Un mensaje y una imagen pueden ir unidos a un aroma. Por eso, decidimos diseñar un objeto que reuniera estos elementos y fuera capaz de trasmitir el olor de un lugar, un producto, una empresa o una marca”.
A su primer encargo para el Partido de los Socialistas de Cataluña, le siguieron otros para Audi, La Piara, Ambi Pur o Cruz Roja. Incluso lanzaron la campaña ¿A qué huele Barcelona?, en colaboración con el ayuntamiento. Un gran encargo para las tiendas Massimo Dutti, filial de Inditex, les obligó a asociarse con otras empresas. Ahora trabajan junto a Ravetllat Aromatics, perfumistas, y Trison, que instala el sistema que permite rociar con un aroma cualquier establecimiento a través de los conductos de ventilación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Akewuele.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo