Inmobiliaria española busca chino rico

image
José Luis Iglesias y Sonia Fernández Barrio.

Después de la que ha caído, pensarás que abrir una inmobiliaria tiene poco sentido. Y nosotros, por lo general, te daríamos la razón. Pero, ¿y si te hablamos de una inmobiliaria atípica que vende propiedades españolas de alta gama –viviendas y locales comerciales– a ciudadanos chinos con alto poder adquisitivo en China? ¿Y si añadimos que su fuerza de ventas –una red de agentes comerciales– está en China? ¿Y que trabajan para dar salida al stock de grandes bancos españoles y grandes inmobiliarias? “Cada vez hay un volumen mayor de población en China con un mayor poder económico. Como el suelo en ese país es del Estado y tienen el usufructo durante 40 o 50 años, los que tienen mucho poder adquisitivo están invirtiendo en otros países”, plantea Sonia Fernández Barrio, cofundadora de Zhongxidichan.com junto a José Luis Iglesias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Detectamos que estaban comprando propiedades en Estados Unidos, donde los precios de la vivienda han llegado a caer hasta un 60%. Y la distancia a EE UU es enorme. Es cierto que en este país, además, las inversiones en vivienda tienen un valor añadido: cuando un extranjero compra una propiedad con un valor superior a 800.000 dólares recibe una tarjeta de residencia. Pero es que los chinos también están enviando a sus hijos a estudiar a ese país. Y pensamos en que el español también es un idioma atractivo. El castellano es una de las lenguas más habladas del mundo. ¿Qué teníamos en España que le podía gustar a los chinos? Turismo residencial. Así que, ¿por qué no dirigirnos al mercado chino?”, continúa.

Y como siempre, la diferencia más que en el qué está en el cómo. “¿Cómo nosotros con nuestra mentalidad occidental podemos determinar si un portal o un anuncio dirigido a un chino está bien hecho desde un punto de vista audiovisual? Además, el idioma es muy complejo. Así que buscamos programadores web y recursos humanos chinos. Puedes promover la idea desde España, pero el idioma no se puede controlar desde aquí”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo