Esta joven ha conseguido más de 16M de financiación para pymes

Su nombre es Mireia Badía, CEO y cofundadora de Grow.ly, una plataforma de crowdlending con la que ha conseguido, en apenas cuatro años, más de 16 M de euros de financiación para las pymes españolas.

image
Grow.ly

Fundó la empresa de la mano de Carlos Barrabés, a la edad de 23 años. Estudiar Internacional Empresariales en Icade le había permitido residir dos años en Dublín y hacer prácticas en Reino Unido. Allí ya se empezaba a hablar de startups, economía colaborativa, fintech y todo esto, pero ella, asegura, no fue consciente de formar parte de ese mundo hasta un tiempo después de haber montado la empresa. Lo hizo después de trabajar algo más de un año en ING y tras mantener varias conversaciones con Barrabés, pionero del comercio electrónico en España.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Era el año 2012 y todavía estábamos atravesando la crisis. Sabíamos que las pymes tenían un problema grave de financiación después de que la banca cerrara el grifo. Nuestra intención era crear algo que las ayudara, pero no teníamos muy claro qué. Dijimos, bueno, podríamos crear una entidad nueva, pero no teníamos dinero para dar préstamos a las pymes, así que, hilando con el concepto de la economía colaborativa, pensamos que la gente podría ayudarnos”. Así es como nace Grow.ly en diciembre de 2013.

Grow.ly es una plataforma de crowdlending que pone en contacto a empresas que necesitan un préstamo con inversores que tienen ahorros. “En el crowdlending, una sola empresa es financiada entre multitud de pequeños inversores y un solo inversor, a su vez, puede prestar dinero a numerosas empresas diferentes y diversificar el riesgo”, explica Mireia.

Contado así, la fórmula parece sencilla, pero los inicios de la plataforma fueron complicados. “No conseguimos dar el primer préstamo hasta junio de 2014”, dice, y es que, dada la tradicional dependencia de las empresas al sistema bancario, la novedosa propuesta de Grow.ly tardó un tiempo en cuajar en el mercado.

En 2015 se publica la ley que regula las Plataformas de Financiación Participativa (PFP), entre las que se encuentran las de crowdlending y equity crowdfunding. La norma les obliga a estar inscritas en un registro especial bajo el control de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Para Grow.ly la regulación fue positiva dado que les ayudó a ganar confianza de cara a los inversores.

Pero el problema seguía estando en el desconocimiento de las pymes. Para solucionarlo, Grow.ly desarrolló una red que ahora integra más de 100 colaboradores procedentes del mundo de la consultoría y la asesoría financiera que les ayudan a dar a conocer el producto y ofrecen a sus clientes el servicio de la plataforma para compaginar con otras fuentes de financiación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En cuanto a los inversores, el crecimiento ha sido orgánico ya que les ofrecen un producto con una rentabilidad bastante atractiva que, en bruto, supone un 7 % (entre en 4,5 y un 5,5 % en neto). Así es como han conseguido reunir a 3.300 usuarios registrados en este momento en la parte inversora. Los préstamos formalizados hasta el momento ascienden a 390 y la suma obtenida es de 16.464.888 €. La forma de participación es como la de un préstamo bancario puro y duro. Las empresas beneficiarias pagan a los inversores capital e intereses de vuelta.

Las condiciones para los prestamistas son contribuir con aportaciones mínimas de 50 € y máximas de 3.000 € por proyecto. Para los inversores no acreditados, es decir, aquellos con ingresos anuales inferiores a 50.000 € o un patrimonio financiero por debajo de los 100.000 €, el máximo para invertir en la plataforma es de 10.000 €. En caso de ser un inversor acreditado, no existen límites.

En casa del herrero…

Aunque sostenido, el crecimiento de Grow.ly es pausado. “Yo creo que en un negocio financiero hay que ser un poco conservador. Hay que aspirar a crecer, a hacerlo grande, pero también hay que hacerlo con cabeza, más cuando son otros los que te confían su dinero”, dice Badía.

La misma cautela la trasladan a su propia financiación. En principio fueron cuatro los accionistas que aportaron sus propios recursos (el 49 % Mireia Badía con su familia) para montar la empresa. Así se sostuvieron hasta que, en marzo de 2017, deciden impulsar el proyecto y dar entrada a financiación externa. Lo hicieron a través de una plataforma de equity crowdfunding con la que consiguieron la suma de 440.000 € aportados por más de 20 accionistas. Una vez formalizada la ronda solicitan su primer préstamo participativo a la Empresa Nacional de Innovación, Enisa , al objeto de acometer mejoras tecnológicas en la plataforma y alguna acción de marketing. “Necesitábamos financiación para distintos aspectos del negocio y yo, sinceramente, siempre he pensado que Enisa es un instrumento muy bueno para ello. Igual el tipo de interés no es de los más bajos del mercado, pero te dan dos años de carencia, es un tipo de préstamo que en balance queda bien, te aportan visibilidad y rigor y te acompañan, hasta donde pueden, en el crecimiento de la empresa. A mí todo esto me parece muy interesante”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Grow.ly obtuvo un primer préstamo participativo de Enisa de 100.000 €en 2017, del que han ido pagando intereses y ahora amortización, y acaban de conseguir un segundo Enisa por valor de 150.000 €.

En resumen, que Grow.ly, hasta ahora, se ha financiado con recursos propios, crowdfunding y ‘Enisas’. La pregunta parece obligada: ¿Por qué no han recurrido ellos mismo al crowdlending? “Esa es la broma que gastamos entre nosotros, pero la explicación es sencilla y es que no cumplimos con nuestros requisitos mínimos. Somos muy estrictos a la hora de analizar las empresas que se financian con nosotros. Aquí no entra cualquiera, denegamos más del 90 % de las solicitudes. El riesgo de morosidad es inherente al producto, pero eso no quita para que no sea fundamental hacer un análisis de riesgos muy bien hecho y por su puesto como el que podría hacer cualquier banco. Además del análisis, establecemos requisitos mínimos como son: que la empresa lleve al menos tres años funcionando, facturar un mínimo de 400.000 € anuales y que no esté en pérdidas. Y como nosotros todavía estamos en pérdidas, no podemos entrar en la plataforma. Esa es la razón”. Bueno, al menos de narcisismo no padecen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los planes para 2019 son seguir creciendo, llegar a más empresas, a más inversores y que cada vez más la financiación alternativa sea un producto más interesante para que las pymes dejen de tener “esa alta dependencia de la banca, porque es dañina y peligrosa”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo