Se buscan bacterias que se coman la contaminación: el reto a los innovadores madrileños

El reto lo lanzó Luis Cueto, coordinador de la Alcaldía y responsable del área de Innovación en el Ayuntamiento de Madrid, al anunciar el programa municipal de Compra Pública Innovadora.

image
Getty images

El Ayuntamiento de Madrid se proclama líder nacional en el concepto de Compra Pública Innovadora ( CPI) tras anunciar una partida presupuestaria cercana a los 4M de euros que serán repartidos entre un total de 9 proyectos innovadores.

La CPI consiste en la actuación de las administraciones para fomentar la innovación local orientada a potenciar el desarrollo de nuevos mercados innovadores desde el lado de la demanda, a través del instrumento de la contratación pública. Se aborda trabajando desde el lado de la demanda del gestor público que saca a licitación los contratos de compra pública de innovación y desde el lado de la oferta, es decir, de las empresas que compiten en las licitaciones ayudándolas en el juego competitivo a participar y presentar ofertas innovadoras en dichos procedimientos de contratación.

Bajo esta premisa ha lanzado Luis Cueto, coordinador de la Alcaldía y responsable del área de Innovación, la ejecución de un nuevo programa de CPI del Ayuntamiento de Madrid en una doble vertiente: compra pública precomercial -servicios de I+D para desarrollar prototipos de interés para Madrid- y compra pública de tecnología innovadora, es decir, aquella que contribuye a mejorar la prestación de los servicios municipales, aplicando tecnología sensiblemente mejorada o completamente novedosa.

“El Ayuntamiento de Madrid asume un nuevo programa de Compra Pública de Innovación, con gran fuerza, con un gasto de casi 4 millones de euros y gracias al cual algunas empresas innovadoras de Madrid podrán tener un primer cliente, en este caso el Ayuntamiento”, en palabras de Luis Cueto.

Son 9 proyectos “financieramente sostenibles” que se deben centrar en la mejora de la calidad del aire, en la incorporación de tecnología en los servicios públicos y en tema de accesibilidad. El Ayuntamiento de Madrid ya hizo el año pasado un primer contrato para eliminar barreras de accesibilidad para personas con audición reducida con un sistema novedoso de lenguaje de signos. Pero ahora quieren ir más allá y piden a los innovadores que den soluciones como, por ejemplo, la medición de microparticulas que hoy ni siquiera se detectan pero que son respiradas por los madrileños o, también “la eliminación de contaminación no mediante los clásicos filtros químicos sino mediante instrumentos vivos, mediante bacterias que se comen la contaminación”, dijo el coordinador de la alcaldía.

También dentro del segundo bloque, el de la compra pública de tecnología innovadora, se plantea otra iniciativa que enlace con la apuesta por la movilidad eléctrica, con la instalación en La Nave de un sistema de recarga con energía renovable para vehículos eléctricos, dotado de baterías que acumularán la energía generada cuando no haya consumo. Su novedad radica principalmente en que utiliza la energía generada localmente y al mismo tiempo almacena la sobrante para alimentar los postes de recarga eléctricos.

Aclarar también, que no se trata de subvenciones, sino de adquisiciones. “El año 2019 y 2020 esta va a ser una de las grandes políticas de la innovación del Ayuntamiento de Madrid”, anunció Cueto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo