EVVO, la startup salmantina que tutea a los grandes fabricantes de electrodomésticos

Prevé facturar este año 12 millones de euros por ventas solo por Internet

image
Luis Alfonso Marcos, fundador de EVVO

Siempre nos ha gustado el riesgo y los emprendedores que se arriesgan. ¿Te atreverías a operar con marca propia en un sector donde las grandes marcas se pelean a muerte por cada milímetro de mercado y además, vender solo por Internet?

Pues eso es lo que hace Luis Alfonso Marcos con su marca EVVO (https://evvohome.com). Y, por ahora, no le va nada mal. El primer año de vida (2017) superó los 800.000 euros de facturación. El segundo llegó a los 4 millones y para este, si se cumplen sus previsiones, estima alcanzar los 12 millones de euros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su primer acercamiento

Este joven salmantino, con estudios de empresa y marketing, no es nuevo en esto de emprender. Antes de la puesta en marcha de EVVO, dedicada a la venta, al por menor, de electrodomésticos, exclusivamente a través de Internet, ya había montado otros negocios relacionados con la venta y distribución de cartuchos de tinta o la impresión en 3D.

A principios de 2016, Marcos visitó las ferias sectoriales más importantes de Europa y Asia para buscar a los mejores fabricantes. Durante varios meses recorrió las mayores factorías de electrodomésticos, las que producen para las principales marcas alemanas y coreanas, "hasta que di con el que hoy en día es el mayor fabricante de China. Tras una larga negociación, conseguí que confiaran en mí y comencé la producción de las primeras unidades de lavadoras EVVO. Luego, llegaron lavasecadoras y secadoras. Y ahora hemos lanzado televisores y frigoríficos", enumera Marcos, que asegura que "somos la única empresa española con marca propia que utiliza, exclusivamente, el canal digital, y que ofrece productos de gama alta a precios honestos".

image
Lavadoras y secadoras de la marca EVVO.
EVVO

Marcos recuerda que realizaron un profundo análisis del sector de la venta online de electrodomésticos "y constatamos que estaba muy verde. La mayoría de los fabricantes de electrodomésticos no vende directamente al cliente final. Los grandes marketplace como Amazon, Carrefour o el Corte Inglés sí están desarrollando este tipo de venta, pero van más atrasados con respecto a otras categorías de productos. Y las tiendas online independientes estás poco profesionalizas. Es ahí donde vimos la necesidad de contar con una marca que vendiera directamente al cliente final, con la reducción de costes que esto supone y la mejora del servicio".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El hecho de vender directamente al cliente final "nos permite tener un control total sobre el proceso de venta y postventa. El cliente nos llama para que le asesoremos antes y durante el proceso de compra. Después, habla con nosotros si tiene alguna incidencia con el producto, para que le demos consejos o le mandemos un técnico a su domicilio, si hubiera algún problema. Esto hace que la experiencia con nosotros sea más cercana y eficiente ya que no hay intermediarios".

Todo ventajas

Marcos recalca las ventajas de vender solo por Internet: "No tenemos tiendas propias ni estamos en las de terceros. Con esto, conseguimos reducir costes. Algunas empresas digitales lo han conseguido optimizando sus procesos de almacenaje y distribución. Somos una de esas, y repercutimos el ahorro en el cliente final, que paga menos por un producto de alta gama".

Además, añade este emprendedor, "no necesitamos grandes campañas de publicidad. Utilizamos las herramientas digitales a nuestro alcance, especialmente, las redes sociales, las reviews de los medios de comunicación y, sobre todo, el boca a boca en las redes, como forma de darnos a conocer". Y otra ventaja con respecto a la competencia es que "damos cinco años de garantía completa en todos nuestros productos, algo que nadie más hace, al menos, de forma gratuita, ya que la mayoría hace ampliaciones de garantía, que se pagan; y 10 años de garantía, en los motores inverter".

Convencer a los proveedores

Marcos recuerda la mayor dificultad con la que se topó al principio: "Los procesos de fabricación. Teníamos muy claro que, para triunfar en un sector dominado por grandes marcas alemanas y coreanas, el producto debía tener al menos la misma fiabilidad que los de las marcas más prestigiosas. ¿De qué nos servía crear la marca y tener éxito en la venta, si el producto no era excelente? En Internet, las opiniones vuelan y pueden hacerte alcanzar el éxito rápidamente o hundirte a la misma velocidad, si tu producto no es bueno. Encontrar socios en la fabricación que nos ofrecieran esta calidad y experiencia fue difícil, pero creyeron en nuestro proyecto", aclara Marcos, que cuenta con un servicio técnico con más de 300 puntos en toda España.

En su primera aproximación al mercado, vendió 279 unidades (unos 70.000 euros de facturación). "En 2017, el año de nuestro despegue como marca, vendimos 2.224 unidades; el año pasado, 5.000, y para este año, la proyección es vender 18.000 unidades, gracias también a la incorporación en nuestro portfolio de productos de televisores de 43, 49 y 55 pulgadas y de frigoríficos combi y de diseño retro", destaca Marcos, que subraya que la empresa está centrada en el mercado español (la oficina central está en Salamanca, el almacén y la logística están externalizadas y la sede está en Valencia), pero, a medio plazo, quiere crecer y replicar su modelo en otros países de la Unión Europea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo