Empresas españolas también buscan su oportunidad de negocio en otros planetas

No son solo Richard Branson, Elon Musk o Jeff Bezos los emprendedores interesados en trasladar sus planes de negocio a otros planetas. También en España surgen iniciativas que buscan oportunidades en el sector espacial donde el país cuenta ya con gran prestigio.

image
Cheops

La diferencia entre Blue Origin, de Jeff Bezos, SpaceX, de Elon Musk, o Virgin Galactic, del británico Richard Branson, de otras iniciativas internacionales para explorar otros planetas es que tienen su origen en capital privado. En ello radicaría la excentricidad de sus proyectos, no en la pretensión de identificar otros planetas para la conquista humana. Ya al físico Stephen Hawking le preocupaba que pusiéramos todas nuestras esperanzas en la Tierra. “Estamos quedándonos sin espacio y los únicos espacios a los que podemos ir son otros mundo”, declaraba en el festival científico y artístico Starmus, en Noruega. El cambio climático, la sobrepoblación, las guerras, el riesgo del choque de asteroides… son algunas de las razones por las Hawking depositaba tan pocas esperanzas futuras en el planeta Tierra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La inquietud no es nueva. También desde la NASA, agencia del Gobierno estadounidense responsable del programa espacial civil, lleva años advirtiendo de que si queremos asegurar la futura supervivencia de la humanidad, antes o después, habrá que abandonar la tierra. Esta convicción les lleva a suscribir alianzas con empresas como la de Bezos o Musk.

Pero tampoco Europa ni, particularmente, España se quedan a la zaga en el reto planetario. La diferencia es que aquí, la intensidad de las inversiones necesarias y la amplitud de los ciclos para desarrollar y probar un nuevo producto obligan al reagrupamiento de empresas y a la alianza, en gran parte de los casos, con organismos gubernamentales interesados también en impulsar la industria aeroespacial.

Por cada euro que se invierte en investigación aeroespacial, entre 3 y 5 euros retornan a la economía. Según César Ramos, director general de la Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Aeronáutica y Espacio, TEDAE, “si los satélites dejaran de funcionar, la economía mundial simplemente colapsaría”. La misma fuente asegura que “las actividades relacionadas con el espacio generan 257.000 millones de dólares cada año”.

Atendiendo a argumentos como los esgrimidos por César Ramos encontramos en nuestro país alguna iniciativas tan interesantes como las siguientes:

Open Cosmos

La idea de Rafael Jordá Siquier fue democratizar el uso de la tecnología satelital mediante la construcción de un nanosatélite estándar, compatible con la tecnología existente de sus clientes, y ofrecerles gestionar todos los problemas relacionados. Con este propósito nace Open Cosmos , una empresa que proporciona acceso sencillo, asequible y rápido al espacio a través de nanosatélites. Ello permite a otras empresas, centros de investigación y organizaciones desplegar sus propias misiones espaciales superando las tres barreras principales: tecnología, burocracia y coste.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La empresa, con sede en Londres, cuenta con un equipo creciente que integran ya más de 25 personas entre las que destaca el nombre de Aléix Megías, antiguo compañero de Jordá Siquier cuando estudiaban Ingeniería Aeronáutica de la Universidad Politécnica de Barcelona. Actualmente, Open Cosmos ocupa el número 3 dentro del ranking Disrupt 100 http://www.disrupt100.com/, un índice compilado por la compañía global de inteligencia de datos e innovación Tällt Ventures en el que se recogen las 100 empresas más disruptivas y con mayor potencia para cambiar mercados globales. Sería la única empresa de origen español incluida en el ranking, aunque figura como compañía británica.

“Nos trasladamos allí porque Reino Unido está apostando mucho por el sector espacial. En España es más complicado. Espero que ahora el ministro Pedro Duque ponga la agenda espacial en lugar que se merece. No somos conscientes de lo que esta industria devuelve a la sociedad”, decía Megías en una entrevista concedida a otro medio de comunicación.

Cheops: un satélite ‘made in Spain’

Esa inconsciencia advertida por Megías la desmentía poco después el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, con su visita a la sede a Airbus en Barajas. El motivo era interesarse en primera persona por la construcción del satélite CHEOPS (CHaracterising ExOPlanets Satellite), liderado por Airbus Defence & Space. En este proyecto participan en el consorcio 24 empresas (siete de ellas españolas) tras superar una competición abierta de la ESA (Agencia Espacial Europea).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El satélite tiene como misión principal ‘cazar’ exoplanetas, es decir identificar planetas que orbitan en torno a una estrella diferente al sol. El objetivo principal de la misión CHEOPS es la monitorización de tránsitos planetarios mediante el uso de fotometría de muy alta precisión sobre estrellas conocidas con planetas orbitando alrededor de ellas. Asimismo, Cheops también identificará potenciales objetivos para futuros estudios de habitabilidad.

José Luis Lizondo, responsable de calidad del proyecto, señala como otra de las peculiaridades, que se trata de un proyecto de bajo coste. “Hemos conseguido hacer ciencia con menos dinero”, afirma. Ello se debe a que se han servido de tecnologías maduras ya disponibles, sin necesidad de hacer desarrollos específicos.

Tras un intenso periplo de pruebas y ensayos que se ha extendido por espacio de siete meses, el ingenio espacial está prácticamente terminado, con una vida útil de alrededor de tres años y medio. Para febrero de 2019 está prevista la conclusión de la revisión de aceptación final en la que la ESA declarará que CHEOPS está listo para ‘volar’. Posteriormente, el satélite será trasladado a Kourou, en la Guayana Francesa, para su lanzamiento anunciado para finales de año a bordo del lanzador soviético Soyuz.

Hisdesat: a la vanguardia

Otro hito importante pa la industria aeroespacial española lo marcó el año pasado la empresa Hisdesat , responsable del lanzamiento del satélite espía PAZ, en servicio desde el pasado mes de septiembre . PAZ es el resultado de un proyecto que el Ministerio de Defensa encargó a la empresa española Hisdesat que figura como propietaria, operadora y explotadora del satélite, aunque en su desarrollo intervinieron un total de 15 empresas y 3 universidades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La inversión requerida fue de 160 millones de euros con una vida útil prevista entre 5 y 7 años. Una forma de rentabilizar la inversión será, en parte, a través de la venta a terceros de las imágenes capturadas por el satélite. PAZ tiene capacidad para emitir hasta un máximo de 100 imágenes radar diarias con idéntica precisión a cualquier hora e independientemente de las condiciones atmosféricas. La idea es poner a la venta dichas imágenes a través de la web como si se tratase de un ecommerce.

El último proyecto anunciado por la compañía es su participación en el Programa denominado Govsatcom Pooling and Sharing de la Agencia Europea de Defensa (EDA), organismo que preside el español Jorge Domecq. Con este proyecto se persigue crear un marco de colaboración entre los países integrantes de la Unión Europea ofreciendo a aquellos Estados que carecen o quieren reforzar sus comunicaciones seguras vía satélite con aquellos otros que disponen de satélites gubernamentales o militares propios y tienen capacidades excedentes para ofrecérselos.

Países como Grecia o Polonia estarían entre los que carecen de dicha capacidad para garantizar sus comunicaciones encriptadas vía satélite de manera que, cuando requieren de este servicio, lo contratan a terceros Para que dichas contrataciones se efectúen dentro del marco de la Unión Europea es para lo que se ha creado el programa comunitario cuyo modelo se basa en el concepto pooling & sharing. Como suministradores, en alquiler, del servicio a terceros estarían España junto a Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Luxemburgo. Madrid ha sido la capital europea elegida por EDA para dar el pistoletazo de salida a la fase de demostración del proyecto GovSatcom.“Es una vía más de rentabilizar inversiones tan fuertes”, informan desde la oficina de comunicación de Hisdesat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo