La empresa que viste a las mejores cadenas hoteleras y restaurantes con estrella Michelín del mundo

Resuinsa, que opera en 115 países, ha superado los 45 millones de euros en ventas

image
Félix Martí, director general de Resuinsa

Tal vez, así, a 'bote pronto', no te suene el nombre de Resuinsa, pero seguro que si has tenido la suerte de alojarte en una gran cadena hotelera o comer en un restaurante con estrellas Michelín o disfrutar de una experiencia en un spa & wellness en alguna parte del mundo habrás entrado en contacto con algunos de sus productos sin haberte dado cuenta.

Resuinsa lleva más de 40 años innovando en el sector textil para hostelería. "Diseñamos y fabricamos artículos de baño, habitación, restauración y complementos, tanto para hoteles, restaurantes y spas como para lavanderías, hospitales y residencias de ancianos. Además, somos expertos en textiles decorativos, no solo vestimos las instalaciones sino también creamos ambientes para que los usuarios puedan disfrutar de un espacio agradable, personalizado y de alto confort", subrayan desde la compañía.

Sus productos y servicios están presentes en 115 países de los cinco continentes a través de una cartera de más de 8.000 clientes. "Nuestros clientes se encuentran repartidos por todo el mundo, entre ellos, hay grandes cadenas, hoteles de categoría AAA Diamond Award, Relais & Châteaux y restaurantes con estrellas Michelín".

Resuinsa cuenta además con ocho parners en la República Dominicana, México, Panamá, Estados Unidos, Cabo Verde, Mauricio, Sri Lanka y Costa Rica. El año pasado, la multinacional, que superó los 45 millones de euros en ventas, un incremento del 10% con respecto a 2017, entró en nuevos mercados como Dinamarca, Eslovaquia, Islandia, la isla Reunión, Antigua y Barbuda, entre otros. Precisamente, el 45% de esas ventas procede de su negocio en mercados exteriores.

Las claves del negocio

La multinacional lleva apostando por dos factores que la han hecho ser muy competitiva en el mercado: el I+D+i y la producción sostenible.

En su apuesta por el I+D+i, "nos hemos adaptado a la cuarta revolución industrial mediante Resuinsa 4.0, un proyecto con el que desarrollamos textiles inteligentes que unen el mundo digital con el físico para transformar los procesos tradicionales. Y en cuanto a la producción sostenible, somos la primera compañía del sector en obtener el certificado SteP (sustainable textile production), auditado y emitido por la Asociación Internacional OEKO-TEX, que garantiza que toda la producción llevada a cabo por la compañía se realiza cumpliendo parámetros de sostenibilidad medioambiental y de responsabilidad social corporativa", asegura Félix Martí, director general de Resuinsa, que añade que "las cifras con las que cerramos 2018 constatan que el I+D+i y la producción sostenible son, actualmente, las dos grandes exigencias del sector".

A finales del año pasado, la compañía finalizó su proyecto de I+D+i, que inició en 2015, para el desarrollo de artículos textiles innovadores para el sector. El proyecto, que ha contado con la ayuda del Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y del Instituto Tecnológico Textil (Aitex), ha profundizado en el desarrollo de una etiqueta con diferentes franjas identificadoras de varios parámetros, que tiene la capacidad de cambiar de color con el fin de verificar las recomendaciones de lavado: temperatura de lavado y de planchado y uso de hipocloritos. También ha desarrollado un sistema de control de lavados aproximados de una prenda a través de la incorporación de hilos 'testigo' conductores para obtener la relación entre el nivel de conductividad y el número de lavados.

Otra de las líneas de trabajo se ha centrado en el desarrollo de artículos textiles con nuevas funcionalidades, prestaciones y facilidad de mantenimiento a través de acabados en los que se reducen las arrugas, easy-care o soil-release.

"Somos la primera empresa en el mundo en conseguir que nuestros textiles estén certificados como aptos para el lavado industrial, un proceso de lavado muy agresivo que produce un desgaste extraordinario en cualquier prenda. La calidad de nuestros productos abarca todo el proceso, desde la materia prima, pasando por la tejeduría, la tintura y el corte hasta la confección y la logística", aseguran desde la compañía, que aplica tecnología RFID para controlar toda la trazabilidad de sus productos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo