Aparcamiento seguro para bicicletas

Sus diseños de aparcamientos para bicis han llegado hasta Google. Cyclehoop surge como respuesta a una demanda no cubierta.

image
Los diseños de Anthony Lau han sido galardonados con varios prestigiosos premios, entre ellos, el Westfocus Bright Ideas.

No es extraño descubrir que un producto es el resultado de la lucha contra algún tipo de adversidad a la que se ha enfrentado su creador. Este es el caso de Anthony Lau, que fundó Cyclehoop en 2008 después de que le robaran su bicicleta que había dejado amarrada con un candado a una señal de tráfico en las calles londinenses: “Pensé que debía de haber una manera de asegurar el aparcamiento de las bicis aprovechando el mobiliario urbano existente, sin necesidad de tener que hacer agujeros en el asfalto y abaratando los costes de la instalación”.

Así es como nació Cyclehoop, su primer producto –que ha dado nombre a la empresa–, un armazón metálico de diseño moderno y colores vibrantes que se acopla a las farolas y que sirve de aparcamiento seguro para las bicis. “No necesité ningún capital externo. Por aquel entonces trabajaba de arquitecto y me dediqué a diseñar el producto en mi tiempo libre, manteniendo así los costes al mínimo. En total, habré invertido unos 11.000 euros, principalmente, para el primer stock”, explica este emprendedor.

Después de ganar el concurso Reinventig the Bike Shed, Lau tuvo la posibilidad de testar el producto en dos distritos de la capital londinense y, desde entonces, su empresa no ha parado de crecer: “Hemos desarrollado otros productos, como un aparcabicis con forma de coche o un aparcamiento con bomba de aire incluida para hinchar las ruedas”, añade. Sus clientes van desde las instituciones públicas, que se encargan del tráfico en las grandes ciudades (sus servicios han sido contratados por 40 municipios), hasta las privadas como Google, que solicitó el diseño de un aparcamiento para los trabajadores de sus oficinas de Nueva York.

Cyclehoop espera terminar este año con una facturación de unos 569.000 euros y, para ellos, la recesión y el alto coste del combustible son buenas noticias: “Cada vez más personas se animan a darle a los pedales para ir a trabajar”.
Lau asegura que Internet y, en especial, los blog especializados en ciclismo han sido la mejor manera de publicitarse a un coste muy bajo.

www.cyclehoop.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo