Matanza a la carta y online

Hace cuatro años Alfredo de las Heras decidió criar cerdos ibéricos. Sólo tenía 24 años. Invirtió 18.000 euros para comprar los primeros. Su granja ya cría 900 y tiene planificado un importante crecimiento.

image
Alfredo de las Heras ha externalizado el despiece, el secadero y la distribución.

Tras un tiempo comprobando la inestabilidad de los precios del cerdo ibérico, busqué una solución para que mi negocio no notara tanto ese problema”, recuerda De las Heras, desde su granja en Iruelos de Mesón Nuevo (Salamanca).

Decidió crear una empresa de embutidos y jamones en la que, además de vender los productos típicos de una empresa cárnica, ofrece a los clientes la posibilidad de que puedan hacer ‘su matanza a la carta’. “El cliente compra un cerdo ibérico de 150 kilos, del que se obtienen chorizos, salchichones, lomos, paletas, jamones, etc.. Cuando éstos van llegando a su punto de curación óptima, se le envían por transporte. Pueden pagarlo en 12 mensualidades”, subraya De las Heras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La idea de ‘su matanza a la carta’ surgió para dar servicio a la gente de los pueblos que tradicionalmente las realizaban en sus casas, pero que ya no lo hacían: “Lo mas curioso fue que la mayor parte de la demanda vino de personas de ciudad que desean tener un producto casero en la puerta de su casa listo para consumir”.

Los pedidos se hacen de forma online: “Hice una web para agilizar los pedidos y mantener contacto con el cliente, ya que al realizar su reserva se le adjudica una cuenta de usuario por la que está informado del proceso de curación, el envío, los pagos, etc.”.

Para evitar costes de producción, De las Heras buscó una empresa para la elaboración de sus productos y otra para la distribución. Y no se detiene. Ya ha empezando los trámites para ampliar las instalaciones que le permitan una capacidad de 200 cerdas y 4.000 cerdos de cebo: “Las obras pueden estar en dos años, porque las licencias ambientales tardan”, añade.

www.ibericosdlh.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo