Civiciti: la toma de decisiones basada en la inteligencia colectiva

Civiciti es una solución tecnológica que fomenta procesos participativos en todas las comunidades, tanto públicas como privadas. Cuentan ya con 104 clientes, 850.000 usuarios registrados, 5.210 propuestas y presencia en 9 países.

Civiciti, procesos participativos
Civiciti

Jordi Ribalta es el director general de Civiciti , una startup nacida en Barcelona con el propósito de incentivar procesos participativos en organizaciones de todo tipo. La empresa surge como una spin-off de Scytl , tecnológica especializa en la industria electoral que tiene sus orígenes en investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Pero si Scytl fue pionera en el desarrollo del voto electrónico, en Civiciti ponen el foco en las comunidades, animando la aportación de ideas en la toma de decisiones como un proceso continuo y cotidiano. Sería la respuesta a una demanda social creciente de transparencia y democratización de la gestión, en entornos públicos y privados. A través de su plataforma las organizaciones pueden abrir procesos de participación y empoderar a la ciudadanía, pero también a los empleados, a los estudiantes, a los vecinos, a los profesionales…o a cualquier otro colectivo.

En un modelo B2B y con proyectos ‘llave en mano’, hasta el momento los principales clientes de Civiciti son las Administraciones locales en su apuesta por los presupuestos participativos. Entre los 104 clientes que tienen, los hay de todo tipo, desde consistorios grandes a muy pequeños. Suya es, por ejemplo, la intervención en el proyecto de inteligencia colectiva ‘Repensar Extremadura’ , con un espacio de participación donde todos los ciudadanos/as pueden hacer sus aportaciones sobre cómo les gustaría ver a la Comunidad en el plazo de 10 años.

Un sector con mucho futuro

También las temáticas sometidas a debate son variopintas, desde promover ideas que combatan la corrupción hasta proponer a la reina de un carnaval. Empresas, colegios profesionales, centros docentes o asociaciones forman también parte de su cartera de clientes. La inmensa mayoría de éstos los consiguieron el año pasado. En ello ve Jordi Ribalta la prueba de que “se trata de un sector con mucho futuro” y su convencimiento de que “una vez que la consulta y la participación se conviertan en algo cotidiano, esto ya no tiene marcha atrás. Tenemos municipios donde empezamos con una participación del 3-4% que han superado ya el 50%”. Para estimular la participación, se valen de dinámicas y herramientas de gamificación.

La otra ventaja que observa Ribalta está en la otra parte, en la que abre el proceso de participación, ganando visibilidad en sus iniciativas. “Más de un alcalde ha llegado diciendo que o lo comunica muy mal o no hace nada porque esa es la percepción que tienen de él los vecinos. Nuestra plataforma favorece ese entendimiento y aprendizaje por ambas partes”.

En cuanto a la forma de monetizar lo hacen a través de un modelo SaaS de suscripción anual. Además de como herramienta de participación y brainstorming, la plataforma ofrece también la posibilidad de hacer encuestas avanzadas, discutir propuestas y análisis de datos y reporting. “El tema de la analítica es muy importante en los procesos, que también hay que saber leer los datos y dar trazabilidad al cumplimiento de los compromisos que se adquieren". Disponen también de un potente sistema de encriptado para garantizar la seguridad y legalidad de los procesos participativos.

Actualmente, la empresa la integra un equipo de 22 personas, pero la intención es seguir creciendo. Sumar seis empleados más este año, triplicar la facturación- en 2017 cerraron con 1M de euros-, seguir conquistando mercados europeos e iniciar el salto a Norteamérica través de alianzas con partners locales. Esos son los planes

Publicidad - Sigue leyendo debajo