El negocio de cuidar pone a esta startup a la cabeza de Europa

El proyecto nació como una plataforma que gracias a un sistema de matching pone en contacto a usuarios y cuidadores conforme a la patología de cada paciente. Está entre las startups que más crecen en Europa.

Cuideo
Cuideo

Los fundadores de Cuideo son los hermanos Roberto y Alejandro Valdés y Adrià Buzón, actualmente CEO. La idea surgió hace tres años de la necesidad personal de uno de los fundadores. Esto le permitió detectar las deficiencias en un sector poco profesionalizado y, en ocasiones, hasta ilegal. “Muchos de los cuidadores trabajaban sin contrato y en un sector oscuro, anticuado y muy atomizado”.

En estas debilidades hallaron ellos la oportunidad de negocio creando una plataforma tecnológica que ayuda a identificar, entre los cientos de profesionales que integran su base de datos, aquellos que mejor se ajustan a las necesidades y patología de cada cliente. Antes, se han encargado en Cuideo de validar todos los currículos recibidos y categorizarlos conforme a la especialidad de cada cuidador (Alzheimer, Parkinson, demencia…) Otra ventaja es la flexibilidad del servicio con distintas jornadas y horarios laborales.

Para dar con el perfil adecuado, se sirven de un algoritmo de reclutamiento y, en función de lo que se demande, envían el CV de varios candidatos. Hecha la elección, el otro servicio que ofrece Cuideo es el equivalente al de una gestoría, dado que se encargan de realizar todos los trámites de alta en la Seguridad Social y de elaborar el contrato con el cuidador/a que deberá firmar la familia como contratante.

Además de los trámites y la gestión los servicios de Cuideo incluyen, entre otros, un seguimiento de la relación o la cobertura de sustituciones. Para beneficiarse de todo esto es preciso darse de alta en Cuideo como cliente por 295€ y el pago de una cuota mensual para cubrir los gatos de gestión y los servicios detallados que oscila entre los 60 y 80€.

El respaldo de Enisa en su evolución

Cuideo surge en el año 2016. Los primeros meses en el mercado fueron duros, sin apenas monetizar, pero les sirvieron para ir ajustando el servicio a las necesidades del mercado. Un préstamo participativo de Enisa Jóvenes Emprendedores por valor de 50.000 € les ayudó a lanzar el producto e ir acumulando métricas de negocio lo suficientemente interesantes como para atraer inversión privada. Más tarde, ya en fase de crecimiento, recibieron otro préstamo Enisa de 250.000€. Desde su fundación, Cuideo ha levantado 1,7 millones de euros de financiación privada en tres rondas.

A día de hoy, y coincidiendo con su tercer aniversario, puede decirse que el impacto de Cuideo ha sido notable. Con una plantilla que empezó siendo de cuatro personas, hoy supera la treintena y cuentan con oficinas en Barcelona, Madrid, Sevilla y Bilbao, dando servicio a todo el territorio español. Asimismo, registran un crecimiento intermensual del 30 %, que le permitió generar el año pasado un valor transaccional de 5,8 M de euros y cerrar con una facturación de 1,3 M de euros. Los planes para 2019 son multiplicar estas cifras por tres. Esto les sitúa como una de las startups que más crecen en Europa.

Adrià Buzón atribuye parte del éxito de Cuideo a que “faltaba una digitalización en el sector” y también a la existencia de un mercado muy amplio. En España hay 3,2 millones de personas dependientes con un mercado valorado, solo en nuestro país, en 4.000 M y todo apunta a que seguirá en alza. Por eso quieren aprovechar el momento para crecer. Además de tratar con el cliente final, tienen también acuerdos, en un modelo B2B, con aseguradoras, agencias, grupos residenciales y hospitales. Unas alianzas que esperan seguir fortaleciendo a lo largo del año además de estudiar la apertura de mercados internacionales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo