Empresas que triunfan con la revolución de los materiales

Los materiales han desempeñado un papel principal en la evolución humana, tanto que han servido para bautizar distintas edades del hombre, del de piedra al de los metales. También hoy desempeñan ese papel primordial dando origen a la aparición de nuevas oportunidades de negocio.

Artwork of a Graphene Sheet
Getty images

Si al silicio se le atribuyen grandes avances en el siglo XX, en lo que va del XXI parece que despunta el grafeno. Sin embargo, es pronto aún para decir cuál será el material que marcará el siglo teniendo en cuenta las continuas novedades que se suceden en este ámbito y que al nuevo rey de los materiales se le exige no solo un compromiso con la mejora social, sino también con la preservación del medio ambiente y la sostenibilidad liados a las nuevas tecnologías.

En esta línea surgen numerosos proyectos empresariales con el foco puesto en los nuevos compuestos. Estos son algunos:

Ideas basadas en el grafeno

Es menos nuevos de lo que la mayoría pensamos. Sus orígenes se remontan a 1930 y, desde entonces, su uso ha ido en aumento. Su alto grado de resistencia unido a la ligereza, elasticidad, un tamaño mínimo, transparencia o su capacidad como conductor del calor y eléctrico son algunas de las cualidades que alzan al grafeno en el protagonista del siglo. Asimismo, sus aplicaciones parecen ilimitadas pudiendo utilizarse en áreas como la electrónica, la informática, telefonía móvil, tratamiento de aguas, el sector energético o la industria automovilística, entre otros.

Productor: Atendiendo a la demanda creciente, surgen empresas que se dedican a producirlo. Es el caso de Graphenea, una compañía española fundada en 2010 y que en 2013 recibió una inversión de Repsol para respaldar su crecimiento como empresa y permitirle mantener su liderazgo internacional dentro del emergente sector de producción de grafeno.

Emplazada en San Sebastián y también con instalaciones en EE.UU (Boston), la empresa cuenta con una plantilla de 25 personas, según puede leerse en su página web, y está presente en más de 60 países. Dentro de su portfolio para los clientes ofrecen: películas CVD de grafeno, chips de grafeno de efecto de campo-transistores (GFET), servicios de fundición de grafeno (GFAB) y óxidos de grafeno.

Para la fabricación ecológica del coche eléctrico. Pese a la multitud de propiedades, el grafeno presenta también ciertas debilidades. Una de ellas es, en opinión de la srtartup Trovant Technology la costosa y poco escalable fabricación. Suman a ello riesgos medioambientales, dado que el material se fabrica a partir de materias primas no renovables, y para la salud humana. La solución de Trovant Technology, fundada porJosé Manuel Estrada y Alexandre Colzi consiste en fabricar grafeno a partir de residuos orgánicos. En principio, su investigación la orientan a la industria automovilística con vistas al previsible crecimiento del coche eléctrico.

Actualmente, este tipo de vehículos utiliza baterías fabricadas con grafito, material que ellos quieren sustituir por grafeno al objeto de incrementar hasta en un 30% la capacidad y el tiempo de carga de las baterías. Este efecto del grafeno ya se conocía, la innovación que ellos aportan es su producción a partir de residuos orgánicos no contaminantes que pueden ser reincorporados a un modelo de economía circular. De demostrarse su eficacia, la solución de Trovant Technology podría extrapolarse a cualquier otro campo que recurriese a este material.

Tejidos ignífugos: También la empresa riojana Avanzare se dedica a producir grafeno aunque es más conocida por aportaciones científicas en nanotecnología. Suyo es también el proyecto Grafentex del que surge el primer tejido mixto del mundo, mezcla de poliéster y algodón, con propiedades ignífugas gracias a la utilización del grafeno.

Se trata del único textil FR (Flame Retardant) de estas características que existe en el mercado. Este permitirá a la empresa Textil Santanderina atacar un nuevo nicho de actividad a través de su línea ‘Techs’, dirigida a la fabricación de uniformes de bomberos, buzos para empresas de fundición, ropa de trabajo industrial, etc.

Cerámicas líquidas: el aislamiento térmico del futuro

La cerámica líquida es un un aislante térmico que se aplica como una pintura convencional que permite refrigerar los edificios de forma pasiva. Es también un buen aislante acústico y anticondensación. Las aplicaciones son múltiples: desde la industria aeroespacial y aeronáutica para refrigerar las naves hasta los domicilios particulares, reduciendo en gasto del uso de aire acondicionado en los hogares y la luz.

A su fabricación se dedica la empresa Gaina , productora de un aislante termico 100% ecológico con certificación ISO 14001 y 9001. Además de vender su cerámica líquida a industrias como la construcción y vehículos, tiene acuerdos suscritos con marcas como la deportiva Umbro con la aplicación de su cerámica en la suela de sus zapatillas para evitar el calentamiento y malos olores del los pies al practicar algún ejercicio. La garantía del uso de su producto es de 10 años.

Asimismo, Gaina ha sido registrada y autorizada en la base de datos de UNIDO (Organización de desarrollo Industrial de Naciones Unidas), como un producto de alta tecnología Medio Ambiental en la división global de construcción en Innovación Industrial como pintura aislante térmico de alto rendimiento.

Nanomateriales

Dentro de la nanotecnología se incluyen también los nanomateriales con un amplio campo de aplicación.

En cuanto a ejemplos de empresas que han visto en este ámbito oportunidad de negocio podemos hablar de Gnanomat . Se trata de una empresa de innovación fundada en 2014 con el objetivo de optimizar y comercializar una tecnología novedosa en el campo de los nanomateriales. Gnanomat ha desarrollado una tecnología propia para la producción de grafeno y de nanomateriales derivados

Como misión se han propuesto obtener ESS (Sistemas de almacenamiento de energía) más potentes y con mayor capacidad de almacenamiento de energía. “Nos dirigimos a esta misión a través de una nueva generación de portafolio de nanomateriales. Todos nuestros desarrollos y productos se realizan bajo una política respetuosa con el medio ambiente para llevar nuestras soluciones industriales a escala industrial y preservar el medio ambiente”, afirman.

Otra empresa nacional que destaca ya en el ámbito global es la startuo gallega Nanogap, especializada en nanomateriales con una tecnología disruptiva: los Clústeres Cuánticos Atómicos o AQCs.

“Suministramos nuevos nanomateriales para productos y mercados tecnológicamente avanzados”, puede leerse en la web de esta empresa al frente de la cual se encuentra una mujer, Tatiana López, fundadora y CEO. La empresa, con más de 80 patentes, ha conseguido captar el interés y el respaldo financiero de empresas como Repsol.

Nanogap centraliza sus actividades de I+D y buena parte de la producción en Santiago, pero también están presentes en Silicon Valley y en Japón, en este último de la mano de un partner estratégico.

Biomateriales

Se pueden relacionar los biomateriales con la búsqueda de materiales compatibles con otros sistemas biológicos con el fin de tratar, o reemplazar algún tejido, órgano o función del cuerpo. Es decir que, más que centrarse en la investigación de materiales nuevos, estudia la compatibilidad de los ya existentes con los organismos vivos. Un ejemplo muy extendido sería el uso del titanio dentro de la medicina regenerativa.

En esta última ha visto precisamente oportunidad de negocio Histocell , una compañía biofarmacéutica que desarrolla productos de terapia celular e ingeniería tisular para la medicina regenerativa. La empresa, instalada en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia, pertenece al Grupo NorayBio, y cuenta con su centro productivo en Larrabetzu.

Muy interesante parece también la propuesta de Cebiotex , una startup fundada por Joan Bertran Llavina para el desarrollo de la tecnología de nanofibras y de los productos derivados de esta tecnología en el campo biomédico. Es decir que aportan al mercado las oportunidades que ofrece la nanotecnología téxtil, en los campos biomédico, farmacéutica, cosmética, clínico, salud, veterinario y diagnóstico.

Otra empresa radicada en el País Vasco es Polimerbio . Surge en 2017 como spin-off ligada a la universidad del País Vasco y centra su interés en los materiales biodegradables para la aplicación en el campo médico y en la ingeniería de los tejidos. “Nos constituimos en 2017 como empresa con el objetivo de desarrollar y comercializar innovadores productos biomédicos basados en polímeros bioabsorbibles. Estos productos pueden reemplazar a dispositivos actuales que no lo son y que, en consecuencia, cuando se implantan en el cuerpo requieren de una nueva intervención para su extracción. Dentro de las posibles aplicaciones de los polímeros bioabsorbibles, hemos decidido lanzar al mercado productos basados en scaffolds y tubos bioabsorbibles”, declaran,

Bajo esta premisa, el objetivo principal de Polimerbio es explorar y desarrollar nuevos productos biomédicos que reemplacen a los dispositivos no biodegradables o abran nuevas vías de aplicación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo