Dotts: La marca de 'wearables' que personaliza tus auriculares con 3D para ir a la moda

Cuenta con su propia 'granja' de impresión y usa materiales biodegradables

image
El equipo de Dotts.

Salvando las distancias, los auriculares que ha fabricado la startup Dotts te los podrías llegar a comer en un momento dado y, probablemente, no te pasaría nada.

Bromas aparte, esta empresa de Madrid lanzó su primer producto al mercado en 2017, los Dotts Vantablack, y, a finales de 2018, los Dotts M+, unos auriculares bluetooth modulares, sostenibles (sin plásticos) y personalizables, para adaptarse a cada usuario.

Y todo ello fabricado en impresión 3D “y en nuestra propia fábrica o 'granja' de impresión, como se conoce comúnmente. La impresión 3D nos ha permitido, además, ser capaces de ofrecer productos sostenibles gracias al uso de materiales procedentes de fibras vegetales y al uso de materiales biodegradables. Por sí sola, la fabricación 3D consume un 65% menos de energía que la fabricación por inyección y te abre un mundo de posibilidades, tanto técnicas como de sostenibilidad, frente a materiales y componentes”, explica Pablo Noguerol, fundador, junto a Diego Minguet, Jacobo Medina, Alberto Cantón y Sergio Noguerol, de esta compañía [en la foto, de izquierda a derecha, los dos primeros (arriba) y el resto, abajo)].

Más que una marca de 'wearables'

“No nos consideramos como una simple marca de wearables, sino como una experiencia que busca juntar dos mercados, el del sonido y el de la moda, a través de dispositivos electrónicos completamente personalizables y adaptables al estilo personal de cada individuo”, sostiene Noguerol, que subraya que invierten en innovación frente al uso de materiales internos completamente sostenibles y a mantener procesos responsables con el entorno.

En definitiva, "nos consideramos pioneros en aplicar la impresión 3D en este sector para productos que recibe el cliente final, de usar materiales sostenibles y de ofrecer una experiencia de usuario muy diferente a la que normalmente el público está acostumbrado”.

Durante su primer mes y medio, se dedicaron a contrastar los datos de un estudio sobre el potencial del mercado del sector wireless y del audio. “Debido a la falta de recursos, pensamos que la mejor idea era sacar un producto rápido, hacer una marca atractiva y testar el mercado en la vida real, para entender si lo que buscábamos podría funcionar y, sobre todo, para ver cómo adaptarlo a las necesidades reales del cliente".

Dicho y hecho. Durante varios meses testaron el mercado con clientes reales con sus primeros auriculares bluetooth (los Vantablack), auriculares del tipo AirPods. "Gracias a nuestros Vantablack fuimos reinvirtiendo los recursos y dando forma al proyecto, siendo aquí cuando empezamos a invertir en impresión 3D y a entender este mercado, acercándolo al mundo de la moda, de acuerdo a lo que iba demandando el cliente”.

Competencia, sí, pero de otra forma

"No nos consideramos competidores de marcas grandes de audio como Beats o Bang & Olufsenn, pero no, porque no compitamos contra ellos directamente, sino porque somos un concepto diferente. Vendemos audio y auriculares, pero lo hacemos de una forma diferente. Ofrecemos productos que se pueden personalizar de entre más de 2.500 combinaciones, desde tamaños, formas y colores, por lo que ofrecemos una experiencia de usuario en la que integramos al cliente al 100%, permitiéndole que a través de un software interno pueda personalizar sus productos hasta el punto que mejor se adapte a su estilo de vida. De esta forma, acercamos el mundo de la moda al tecnológico, asemejando ambas experiencias en un entorno virtual. Por otro lado, somos una de las pocas marcas que, gracias a la impresión 3D, podemos ofrecer productos hechos con materiales 100% sostenibles, lo que nos permite tanto mejorar la forma en la que hacemos las cosas para el futuro, y, además, mantener nuestra filosofía en un mercado que cada vez demanda más este tipo de prácticas", explica Noguerol.

La primera inversión que hicieron se centró en traer los primeros productos al mercado y en comenzar con su análisis del mercado y testeo con una nueva web. "Destinamos únicamente recursos en entender el mercado, moldearlo y desarrollar nuestra propuesta de valor. La cuantía inicial no superaba los 12.000 euros y aún así, fuimos capaces de vender más de 800 unidades y de romper stock en Navidad dos veces consecutivas, sumado a una posterior campaña de crowdfunding que nos llevó a alcanzar un volumen de ventas que superaba los 50.000 euros durante el mes de agosto de 2018".

El 70% de su mercado lo tienen fuera de España, “con mayor fuerza en países del norte de Europa y en Estados Unidos, Singapur, Australia y Hong Kong”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo