Cinco ideas innovadoras en negocios de toda la vida

Oportunidades clásicas dando una vuelta de tuerca a ideas de siempre

image
Tim Robberts

Agricultura urbana

Plenty.ag propone una forma de gestionar mejor los recursos de la agricultura y de evitar la contaminación. Un todo en uno para el medioambiente. Exactamente lo que hacen es ayudar a los agricultores a realizar cultivos en espacios interiores y verticales gracias a unas instalaciones de luces LED, microsensores y análisis de datos que facilitan la optimización del espacio y de los cultivos, además de ahorrar mucha agua (dicen que sólo utiliza el 1% de la necesaria en la agricultura convencional). Su propuesta es crear producciones agrícolas en las ciudades y disponer de provisiones en lugares muy cercanos a los puntos de venta. Que la idea no es descabellada se puede intuir por el volumen de inversión que lleva ya recaudado (más de 200 millones de dólares) y por la calidad de los inversores: entre ellos el fondo Bezos Expeditions, de Jeff Bezos

Especialistas en cafeterías para oficinas

Totem es una firma que quiere transformar los refrigerios de las oficinas, sustituyendo las típicas máquinas de vending por cafeterías personalizadas para empresas. Ellos se encargan de todo: de la instalación, el mobiliario y de la comida. Ellos mismos se encargan semanalmente de proveer de alimentos saludables los espacios que crean: café, zumos, frutos secos, fruta...

Crowdfunding para juicios

Una plataforma que se ha propuesto que todo el mundo tenga acceso a la justicia. Y que para garantizar ese acceso facilita a través de su plataforma la financiación de juicios por parte de particulares y el inicio de campañas que pueden afectar a toda una comunidad o a todo un país por parte de cualquier ciudadano. Un vistazo a la plataforma nos da una idea de qué tipo de campañas pueden encontrar aquí un apoyo que no encontrarían en otras plataformas para muchos afectados por algo como Reclamadores. En CrowdJustice se inician juicios para determinar si la contaminación del aire puede haber influido en la muerte de un niño, para que se legalice alguna medicación que no lo está o para parar obras que se consideren que afectan al medio ambiente o al patrimonio cultural, por poner algunos ejemplos. En definitiva, además de dinero se puede buscar apoyo e impulsar campañas para concienciar a los ciudadanos sobre injusticias sociales.

ProcSea, del mar al fabricante (no al consumidor)

ProcSea es una plataforma de venta de productos del mar que cambia ligeramente la ecuación habitual a la que estamos acostumbrando cuando hablamos del campo o del mar al consumidor; en este caso es del campo o del mar al comercio o al restaurante. Pone así de nuevo a un intermediario entre el productor y el consumidor, pero entra en un segmento (el B2B) en el que no se habían eliminado intermediarios, por lo que puede ayudar a los comercios a acceder a productos de alimentación de mayor calidad a menor precio. La plataforma, además, ofrece información detallada sobre la trazabilidad de los productos que vende para que el comprador pueda saber en todo momento qué está comprando. Ellos, además, han realizado previamente una selección de los pescadores y piscifactorías que ofertan sus productos en la plataforma.

Autogestión de las administraciones de fincas

illiCopro es un SaaS para la administración de fincas, pero no para administradores profesionales de fincas sino para amateurs. Es una herramienta diseñada para que los copropietarios se conviertan en sus propios administradores de propiedades. Y así conseguir grandes ahorros (la suscripción cuesta 6 euros al mes por apartamento). Desde este SaaS se pueden realizar votaciones de la comunidad, automatizar la contabilidad de los diferentes contratos y pagos correspondientes a cada uno de los inquilinos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo