Las bicicletas son para el agua

Innovar desde el sentido común. Esa es la estrategia que sigue esta empresa, especializada en crear, entre otros productos, bicicletas para hacer ejercicios dentro del agua.Como señala su director Ferran Bosque: “Se aprende escuchando al cliente final”.

image
Ferran Bosque dice que diseñan y fabrican pensando en el usuario.

Antes los mercados los conquistaban los grandes, ahora, los rápidos”. Esta frase de Ferran Bosque, director de Poolbike, guía el camino de esta empresa de Igualada (Barcelona) en su posicionamiento en el exterior. Con una actividad aparentemente sencilla como fabricar bicis acuáticas, esta compañía prevé doblar la facturación este año gracias a su apuesta por los países emergentes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Con los deberes hechos
El punto de partida de la firma se remonta a 2009, en plena crisis, “pero ya teníamos los deberes hechos”. Al tratarse de una empresa familiar, Poolbike decidió separar la parte productiva y la comercial. Sin olvidar nunca el tamaño con el que nació, la compañía siempre se ha preocupado por tener una estructura con la flexibilidad suficiente para doblar su gama de bicicletas y de ventas en tan sólo un año. De esta forma, la empresa centra ahora su estrategia en consolidar y expandir sus áreas de negocio.

En un entorno de “enorme competencia –comenta Bosque–, nos comprometemos a que cada semana un departamento de la empresa busque una mejora tecnológica o comercial”. Con esta filosofía, Poolbike acaba de cerrar un acuerdo de distribución con la firma francesa Decathlon y también colabora con El Corte Inglés. El mismo planteamiento que ha facilitado que disponga de siete modelos diferentes de bicicletas para utilizarse en un entorno acuático.

En los inicios, las dificultades se encontraban en que no había nada inventado. Bosque señala que “los primeros diseños de las bicis eran muy rudimentarios” y que los avances buscaban fabricar modelos simples. Poolbike ha sabido aprovechar el boom de la preocupación por el sector de las personas y la salud.
Así, Bosque precisa que un concepto tan ambicioso como la innovación no es más que aplicar el sentido común. Como ejemplo recuerda que los competidores habían diseñado bicicletas para el agua en las que eran necesarias zapatillas para mover los pedales. La aportación de Poolbike fue fabricar un producto en el que se pudiera pedalear descalzo.

Calidad de los materiales

Otra de las preocupaciones de Poolbike se centra en la calidad de los materiales. Las bicicletas están fabricadas en acero inoxidable. Bosque afirma que la certificación de éstas es la misma que la de los utensilios quirúrgicos. “Es otro de los elementos que nos diferencia”. El objetivo se ha conseguido gracias a la alianza con Tallers Trevi, de Vilanova del Camí (Barcelona), especializada en producir acero inoxidable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Poolbike no sólo diseña y fabrica bicis, sino también máquinas elípticas y cintas de fitness para ser usadas en ejercicios en el interior de las piscinas. Por este motivo, sus clientes son los centros de rehabilitación médica, los gimnasios y los hoteles de vacaciones. En este último caso, en Francia y en sus antiguas colonias (Polinesia y Martinica) está muy extendida “la cultura de pedalear en la piscina”, aclara Bosque. Así, los esfuerzos comerciales miran al exterior.

En la Feria Internacional de Fitness y Wellnes (FIBO), de Assen (Alemania), Poolbike presentó tres nuevos productos, entre ellos, una cinta acuática para correr dentro del agua.
La búsqueda de la innovación es una constante. “Nuestro departamento de I+D+i es capaz de fabricar una bici nueva en sólo dos meses”.

Las exportaciones suponen casi el 90% de la facturación. Eso le ha permitido pasar de los 120.000 euros de facturación de 2009 a los 500.000 del pasado año. Los pasos de Poolbike se dirigen hacia el mercado de venta on line de EE UU. Bosque anuncia que “estamos preparando la documentación y los seguros para poder vender allí”.

www.poolbiking.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología