Airhopping: el 'interrail' de las las líneas aéreas

Airhopping es un buscador de vuelos que te permite viajar a varios destinos por el precio de uno o menos. Es una solución para viajeros flexibles que algunos comparan con el interrail, pero en avión.

Airhopping
Airhopping, fundadores

El precio de un vuelo a París ida y vuelta puede costarte cien euros. Sin embargo, si en lugar de adquirir ese billete de ida y vuelta compras solo el de ida y al de regreso le vas añadiendo enlaces en ciudades como Milán o Berlín, además de visitar más ciudades, puede salirte incluso algo más barato. Este es el ejemplo que los responsables de Airhopping suelen poner para explicar la solución que ofrecen al mercado.

La idea la tuvo Carlos Montesinos, CEO de la compañía, a la edad de 22 años, cuando preparaba el viaje fin de carrera de sus estudios de ADE, en la Escuela de Empresarios EDEM, en Valencia. La idea y oportunidad de negocio la vio clara, pero no sabía cómo ponerla en marcha. Así que preguntó a sus amigos si sabían de algún informático que pudiera ayudarle a desarrollar el proyecto y le presentaron a Gonzalo Ortega, actual CTO y entonces, con 21 años, finalizando los estudios de ingeniería informática. El resto, para encarrilar el proyecto y orientarlo al mercado, lo hizo, Lanzadera, la aceleradora de Juan Roig, quien luego se convertiría, también, en inversor de la empresa. De esta forma Airhopping fue la primera startup que cumplió con el ciclo completo del entramado de Marina de Empresas empezando por EDEM, saliendo con Lanzadera y consolidándose con Angels y una aportación de 271.000 euros.

La validación del proyecto con Enisa

Muy estimado fue también el préstamo participativo recibido en su momento de Enisa. Fueron 30.000 € de la línea Jóvenes Emprendedores, una cantidad que algunos pueden juzgar irrisoria, pero que “a nosotros nos pareció muchísimo y nos vino de perlas. Además, el hecho de que apostasen por nosotros cuando todavía no teníamos clientes sirvió para validar el proyecto y darnos mucho ánimo para seguir adelante", dice Carlos Montesinos. El dinero recibido de la Empresa Nacional de Innovación lo aprovecharon para ampliar un poco el equipo y madurar la tecnología.

En líneas generales, puede decirse que Airhopping funciona como una agencia de venta de billetes convencional. Trabajan con todas las aerolíneas y ellos reciben una comisión por cada transacción. Lo que les hace diferentes es la propuesta de viajar de otra manera. Para ello han desarrollado un algoritmo capaz de recomendar, en el viaje de regreso al punto de partida, distintos destinos visitando así más ciudades por un precio similar al que habrías pagado con un ida y vuelta original. Con el tiempo han ido añadiendo funcionalidades, como la búsqueda de alojamientos o un servicio de check-in automático.

Como usuario, tanto puedes servirte de la web como de una app señalando la ciudad y la fecha de salida. En cuestión de segundos, el buscador te va sugiriendo distintas ciudades (hasta un máximo de cuatro) para el itinerario de vuelta. Una vez decidido, haces el pago para cerrar el proceso. La única condición para beneficiarse de la propuesta es ser flexible y no tener mucha prisa por regresar.

En cuanto a los destinos, por ahora sólo operan en Europa y Norteamérica, aunque están ya a punto de ampliar la oferta a Asia. Desde que nacieron, en 2016, hasta la fecha, han vendido más de 50.000 vuelos. Ello les ha permitido incrementar la facturación hasta los 1.6 millones de euros del año pasado, un 140 % más que en 2017. En lo que respecta al año en curso, la previsión es cerrar con 3 millones.

La última buena noticia que han recibido es la concesión de una ayuda Neotec. Dice Carlos Montesinos que, desde que arrancaron el proyecto con un capital de 3.000 €, ellos siempre se han propuesto gastar el mínimo y ser rentables. Cuando han tenido que pedir dinero lo han hecho con mesura y, por cuestiones estratégicas, con el foco siempre puesto en la tecnología y el servicio de atención al cliente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo