Jamones de alta gama y ‘gourmet’

Supervisa y analiza todos y cada uno de los pedidos que salen de su almacén para que cada producto ibérico que llega al cliente tenga la mejor calidad.

image
Todos los pedidos que gestiona la empresa de Rafael San Cecilio se hacen por servicio urgente para que el cliente los tenga en 24-48 horas.

Su objetivo es cambiar el concepto de compra tradicional de productos ibéricos de alta calidad en el mercado o en las charcuterías por la compra por Internet. “En nuestro catálogo están presentes las marcas más prestigiosas del mercado (Carrasco Guijuelo, Señorío Ibérico y Consorcio de Jabugo)”, afirma Rafael San Cecilio, fundador de Esiberico.com, una tienda online especializada en la venta de productos ibéricos gourmet, como jamones, paletas y embutidos ibéricos.

“Mi familia se ha dedicado siempre a la fabricación y distribución de productos ibéricos de Guijuelo. Me atraía seguir esta tradición, pero innovando y dándole un giro a la forma de venta”, recuerda San Cecilio, que le ha permitido tener contacto directo con las fábricas de embutidos. “Los costes son menores ya que tengo precios de fabricante, por lo que no añado costes de transportes ni de almacenamiento, al estar situado en el mismo Guijuelo, que es el centro neurálgico de toda la industría del cerdo ibérico en España”.

Ofrece cajas de lujo: estuches especiales que se pueden hacer a medida del cliente. “A diferencia de otros envases, siempre transmitimos que todo es de una alta calidad, tanto el producto como las presentaciones. Cualquier caja de lujo se hace a medida, es decir, es el cliente quien nos dice lo que quiere que contengan sus cajas y estuches. Otras empresas del sector sólo comercializan las cajas estándar que tienen confeccionadas y no se pueden variar ni cambiar productos”, explica este emprendedor. También ofrecen los productos ibéricos deshuesados, “que es una nueva tendencia en el consumo de jamones y paletas”, subraya San Cecilio, que ha invertido en la empresa unos 14.000 euros.

www.esiberico.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo