Verdú Cantó Saffron Spain, una empresa con 130 años de vida que exporta su azafrán a más de 40 países

Integra varias marcas con las que comercializa especias para gran consumo, alta cocina y para la industria farmacéutica y nutracéutica

image
Patrick de la Cueva, CEO de Verdú Cantó Saffron Spain.

En Emprendedores llevamos cerca de 22 años (el próximo mes de octubre los cumplimos) hablando –como no– de emprendedores, de personas que un buen día decidieron echarse el hatillo [soy de otra época] al hombro y hacer realidad el proyecto que les rondaba por la cabeza.

Ahora, en una época de modernidad, donde el acceso a la tecnología y el intercambio de información es inherente a nuestras vidas, vemos como algo normal emprender. Más allá de todas las complicaciones que ello conlleva, podríamos afirmar que emprender ahora es fácil o quizá más fácil, si lo comparamos con hace unas décadas. Pero, ¿y si lo comparamos con cómo se emprendía, por ejemplo, hace… 129 años? Sí, estamos hablando de finales del siglo XIX. Porque en esa época también se emprendía y entonces, sí era complicado…muy complicado, donde hacer negocios suponía meses de viajes, de telegramas, de cartas de crédito… un proceso muy complejo.

Un pionero

Pues esa es la historia de una empresa legendaria –Verdú Cantó Saffron Spain– que va a cumplir 130 años de vida. Y se dice pronto… más de un siglo de actividad.

Una historia que empieza en 1890, en Novelda, un municipio situado en el interior de la provincia de Alicante, de gran vocación agrícola, cuando José Verdú Cantó, a lomos de un caballo, decide recorrer los campos de La Mancha para seleccionar las mejores partidas de azafrán. Verdú emprende esa iniciativa a raíz de la visita de un grupo de comerciantes ingleses que vienen a la zona a comprar productos y se muestran interesados en el azafrán para enviarlo a la India, que, por aquel entonces, era colonia de la corona británica.

"José Verdú inicia una actividad económica que consiste en actuar de corredor para estos comerciantes. Les compra el azafrán a los agricultores de La Mancha, que después embarca en el puerto de Alicante hasta Inglaterra. A partir de ahí, sus hijos y nietos fueron desarrollando más el negocio y abriendo nuevos mercados. Y todo ello con las vicisitudes de lo que es hacer negocio a finales del siglo XIX, donde las operaciones comerciales se alargaban en el tiempo durante muchos meses", relata Patrick de la Cueva, actual CEO y quinta generación de esta empresa, que da trabajo a 40 personas y que está inmersa en un proceso de cambio "para dar un salto cualitativo tanto en tamaño como en profesionalización. Ese proceso pasa por mejorar nuestro know how y aplicar toda nuestra experiencia de muchos años en el azafrán a otras líneas de negocio".

Estrategia de diversificación

En la actualidad, la compañía, que ya en 1923 había abierto su primera delegación comercial en la India para exportar su azafrán al continente asiático y ahora exporta sus productos a más de 40 países, integra cuatro marcas: Pote, que representa al primer azafrán en comercializarse molido; Zafferania, su azafrán con denominación de origen protegida del Consejo Regulador de Azafrán de La Mancha. Syren, para exportación, principalmente, al Golfo Pérsico y Europa del Norte. Y Toque, su marca de especias premium.

"Pote es nuestra marca dirigida, principalmente, a gran consumo y está muy enfocada a los ingredientes clásicos de la gastronomía española como el azafrán, el pimentón y el colorante. En 1940, durante la posguerra, empezamos a comercializar el primer colorante alimentario bajo esta marca. Y en 1960, con la aparición de los supermercados y grandes superficies, nos adaptamos a la gran distribución y lanzamos nuestro azafrán de Pote en nuevos formatos. Zafferania está dirigida a un canal más especializado como tiendas de souvenir en aeropuertos… Con Syren exportamos al Golfo Pérsico. La gama Syren incluye diferentes productos elaborados con azafrán como las almendras, el té o la miel. Y Toque es nuestra marca para un público más joven, con una cocina más casual, con aderezos de comidas de diferentes partes del mundo (Caribe, Marruecos, La India, Italia…), que incluye una familia de sales exóticas, de especies premium…", explica De la Cueva.

Y también trabajan en el desarrollo de una línea de productos con propiedades medicinales. "Hace unos años, a raíz de unas investigaciones que hicimos sobre las propiedades medicinales del azafrán, surgió una colaboración con la industria farmacéutica y nutracéutica para desarrollar productos medicinales a partir del azafrán. Tenemos un mercado de futuro a desarrollar".

image
Patrick de la Cueva, CEO de Verdú Cantó Saffron Spain.

Supervivencia e innovación

De la Cueva sostiene que, dentro del ADN de esta compañía, que factura algo más de 7,5 millones de euros, está la supervivencia. "En todos estos años, hemos superado muchos conflictos mundiales: una guerra civil, dos guerras mundiales… El cierre de las fronteras durante el franquismo nos impidió desarrollar el mercado de exportación y la empresa decidió centrarse en el mercado nacional, sobre todo, en la zona de Galicia y Asturias, donde vendíamos azafrán en sobres por las tiendas. En los años ochenta, la compañía reinicia las exportaciones. Y en 1998 hay un cambio generacional. La compañía pasa a manos de la quinta generación de descendientes del fundador y es cuando se inicia un proceso de modernización del negocio donde empezamos a apostar fuerte por nuevas marcas. A partir del año 2000, empezamos a diversificar para ser innovadores en un mercado muy maduro como es el de las especias y desarrollamos nuevas categorías de producto como botánicos para coctelería, molinillos de especias con núcleos de distintos países…".

Es, entonces, cuando nace Toque, para un público con nuevos hábitos de consumo, que además cuenta con su propia tienda online, Toquestore. Es también cuando lanzan Zafferania, pensando en los cocineros especializados y el público más exigente. Y es cuando la prestigiosa cocinera María José San Román, del restaurante Monastrell, se une a la compañía para reivindicar el azafrán como ingrediente excepcional en la creación de recetas creativas en alta restauración. Y es también cuando nace Botanicals for Mixology, su marca que comercializa botánicos para coctelería, que cuenta con el asesoramiento de Pepe Orts, un prestigioso mixólogo conocido por investigar con diferentes botánicos y su uso para coctelería.

Publicidad - Sigue leyendo debajo