Startups que reinventan la forma de comer y cocinar

Han ideado modelos de negocio completamente innovadores en algunas de las fases del proceso de comprar, almacenar y cocinar los alimentos.

image
Alexander Spatari

Un asistente de cocina basado en Inteligencia Artificial

Plant Jammer es un asistente de cocina que puede ayudarte a decidir cuáles son las mejores recetas a preparar con los alimentos que tienes en la nevera. Este chef personal disponible a través de una aplicación móvil está entrenado con tres millones de recetas para que, a partir de la Inteligencia Artificial, pueda ofrecerte de forma rápida las mejores combinaciones de tus ingredientes y presentarte la forma de cocinarlos. También es capaz de diseñar una receta a partir de una fotografía de Instragram, hacerte sugerencias de qué ingredientes puedes añadir para potenciar el sabor de un plato o crearte las mejores recetas y combinaciones en función de tus gustos o necesidades dietéticas. Y no te preocupes porque su inteligencia está entrenada para equilibrar los sabores básicos (salado, dulce, amargo, agrio…) y las texturas de los alimentos (al dente, suave, crujiente...). Una forma original de descubrir nuevas recetas, pero también de optimizar nuestras compras y evitar el desperdicio de alimentos.

Una etiqueta que ayuda a identificar los alimentos que están caducados

Otra forma revolucionaria de conocer la frescura de los alimentos, pero en este caso gracias a una etiqueta inteligente gelatinosa que nos dice al tacto cuando un alimento empieza a estar en mal estado. Para que las personas con problemas de visión puedan hacer suya también la lucha contra el despilfarro alimentario. Mimica ha ideado una etiqueta que cambia de textura en función del estado de la comida: cuanto más fresco está el producto más suave es la etiqueta. Resulta muy fácil de identificar cuando el producto está empezando a estar en mal estado ya que su textura se hacer irregular. ¿Cómo funciona exactamente esta etiqueta bio-reactiva? Al estar fabricadas con gelatina, que es una proteína, se descompone al mismo ritmo que los alimentos basados en proteínas. Dicen que esta información es mucho más precisa que la que pueda figurar en el envase.

Una herramienta para escanear la comida

SCiO quiere que nunca más nos tomemos un alimento sin conocer exactamente todo lo que tiene por dentro: el valor nutricional, las calorías, los hidratos de carbono, sus niveles de azúcar, de cacao, etc. Toda esta información la podemos conocer al instante gracias a este microespectrómetro, un escáner de objetos que a través de un proceso de absorción y división de la luz reflejada en un objeto puede determinar su composición química y enviarla directamente a nuestro smartphone. Se puede utilizar para analizar cualquier objeto y en la cocina sirve lo mismo para carnes, pescado, frutas y verduras que para líquidos como lácteos o zumos. Una gran ayuda, sin duda, para quienes se preocupan por lo que comen y para las personas que sufran alergias alimentarias.

Conocer la calidad y frescura de los alimentos

ImpactVision propone algo muy similar a SCiO, solo que en su caso enfocado a conocer la calidad o frescura de los alimentos en el proceso de producción. Utiliza también tecnología hiperespectral para llegar al fondo de los alimentos, detectar posibles deterioros o contaminantes que el ojo humano es incapaz de ver y ofrecernos información en tiempo real sobre su potencial fecha de caducidad. La idea de la empresa es que este tipo de herramientas basada también en aprendizaje automático se aplique en la producción y comercialización de alimentos para ayudar a las empresas a crear estándares de calidad en la clasificación de sus productos y sus marcas y evitar desperdicios de alimentos. También a evitar fraudes al acabar con el uso de pruebas basadas en muestras para verificar la calidad y la autenticidad de los productos.

Recetas que te dicen los sitios más cercanos para comprar los ingredientes

Detrás de este nombre casi impronunciable –KptnCook– se esconde una startup alemana que ha ideado la forma de hacernos la vida todavía más fácil a la hora de cocinar. No sólo nos ayuda a escoger y preparar los platos que cocinaremos sino que nos dice, gracias al uso de nuestra ubicación, cuáles son los comercios más cercanos donde encontrar los ingredientes necesarios y una comparativa de precios en el caso de que se puedan adquirir en más de un punto de venta. Esta aplicación también propone recetas basadas en gustos personales –los propios y los de los familiares– y ofrece toda la información nutricional necesaria sobre los platos propuestos.

Un pasito más para que no tiremos la comida

Reducir el desperdicio de alimentos es ya una necesidad para muchas empresas pero Foodfully ha convertido esa necesidad en su principal propuesta de valor. Exactamente lo que propone es un trackeo de tus compras para ayudarte a gestionar mejor los alimentos que adquieres. Recoge información de tus tarjetas de fidelización y otras cuentas en las que dispongas de ese tipo de datos para lanzarte alertas a tu teléfono cuando algún alimento esté empezando a perder frescura o esté a punto de caducar, además de proponerte recetas en las que utilizar esos ingredientes. Así, dejaremos de tirar la comida por puro despiste.

Una comunidad de gourmets

En contra de lo que hacen la mayoría, Youmiam recupera la inteligencia humana para ayudarnos en la cocina: en este caso la inteligencia colectiva de gourmets. Desde esta aplicación se puede acceder a una comunidad de fanáticos de la comunidad en la que compartir experiencias, gustos y consejos. Además de participar activamente en el contenido que se comparte, sus usuarios también pueden seguir a sus cocineros favoritos y aprender de ellos. O recibir recomendaciones diarias completamente adaptadas a sus gustos personales y cocinar las recetas escogidas con el apoyo de la aplicación.


Publicidad - Sigue leyendo debajo