Beatik: La tecnología de seguimiento inteligente de partituras que alegrará la vida de los músicos

Forma parte de nuestra cuarta 'Lista Emprendedores', con las startups españolas más innovadoras

image
Pedro Vera, en primer término, junto a parte del equipo.

Mercado de nicho y una necesidad no cubierta. Es la regla de oro. Y con esa fórmula es con la que están trabajando, desde septiembre de 2015, un grupo de investigadores de la Universidad de Jaén y expertos en procesado musical, músicos, programadores y profesionales de marketing y desarrollo de negocio. Al frente de Beatik, una de las 50 startups españolas que forman parte de nuestra cuarta Lista Emprendedores, está Pedro Vera.

¿Y por qué un nicho de mercado? “Las aplicaciones que estamos desarrollando van dirigidas a músicos profesionales, grupo de música de cámara, conservatorios, orquestas y melómanos en el mercado de la música clásica”, enumera Vera.

¿Y lo de la necesidad no cubierta? La explicación tiene que ver con el seguimiento de partituras automático. Para cualquiera que profundice un poco en la interpretación musical es consciente del problema que tienen los músicos para pasar manualmente de página las partituras mientras tocan sus instrumentos. Es cierto que existen en el mercado diferentes propuestas, pero unas utilizan pedaleras para ‘pasar’ de página y otras hacen las transiciones saltando de una página a otra.

Sabe por dónde va el músico

“Nuestra tecnología es capaz de escuchar el sonido y determinar en qué compás está el músico. Con nuestras sucesivas participaciones en el Mirex, una competición mundial relacionada con la información musical, fuimos perfeccionando nuestra tecnología con aciertos superiores al 95%”.

No obstante, Vera es consciente que, más que solventar un problema de la tecnología, también existe un problema de mercado. “Es decir, para que la partitura se pueda ‘mover’ se necesita que esté en formato digital; no vale con un pdf. Y en el mercado es difícil encontrar muchas obras en formato digital. La mayor parte de las editoriales musicales siguen trabajando en papel y vendiendo en papel y algunas en pdf. Por eso, aunque exista la tecnología, si no hay partituras en formato digital, de nada sirve”.

Para ello, Beatik, que en 2017 recibió ayuda de la Agencia Europea para Pequeñas y Medianas Empresas, también trabaja en crear smart score. “Ahora mismo, en nuestro catálogo tenemos 500 partituras libres de derecho, la mayoría para violín y piano. Y estamos en conversaciones con las principales editoriales musicales para ampliar el catálogo”.

La primera versión de su desarrollo va dirigida a músicos profesionales. Y en una segunda versión, el visor de partituras será colaborativo entre los miembros de un grupo de música. "Y para octubre, tenemos previsto sacar la versión de grupo, en la que se podrán compartir las anotaciones que el músico haga en la partitura a través del pencil".

Publicidad - Sigue leyendo debajo