Satnam: El centro de yoga que persigue el ‘triple balance’

Más allá de la rentabilidad económica, busca tener impacto real positivo, social y ecológico

image
Mar García y Gerardo Domínguez.

Decir que Satnam es un proyecto personal y el resultado de la forma de ver el mundo de sus fundadores, Mar García y Gerardo Domínguez, no es una obviedad. Muchos proyectos se montan sin tener claro qué objetivos socioeconómicos persiguen, pero Satnam los tenía claros desde el primer día, incluso, cuando sus fundadores empezaron a esbozar años atrás lo que les gustaría hacer en un futuro.

“Satnam no es un centro de yoga al uso. Es cierto que impartimos clases de esta disciplina y de otras, como pilates, pero nos definimos como un espacio sostenible y cercano, donde cultivar cuerpo, mente y, sobre todo, el alma. Satnam busca un impacto social positivo, real y duradero”, aseguran sus creadores.

Fuentes de inspiración

La idea de este proyecto tiene varias fuentes de inspiración. La primera, en las propias vivencias de sus fundadores. En el caso de Mar, tras atravesar una etapa relativamente complicada en el plano personal, busca ‘recuperar’ su bienestar en su afición al deporte y a la práctica del yoga. “Gracias a ello, conseguí fortalecerme personalmente”, confiesa.

Y en el caso de Gerardo, tras muchos años dirigiendo un importante departamento en una empresa editorial, necesita darle un sentido más social a su vida laboral. “La última etapa en mi anterior trabajo fue muy dura porque, como responsable de mi área, me vi obligado a tomar decisiones muy duras de reducción de personal. Después de varios expedientes de regulación de empleo decidí marcharme porque la situación me generaba muchos conflictos con mis principios personales y profesionales".

En esa 'huida' hacia delante, Gerardo comenzó a empaparse de todo lo que tenía que ver con el emprendimiento social y los nuevos modelos de empresa ‘triple balance’, que buscan no solo una rentabilidad económica sino también un impacto real positivo, social y ecológico.

El nuevo paradigma de 'riesgo-rentabilidad-impacto'

"Soy economista y creo que el futuro de la economía tiene que ir por ahí. Las empresas ya no pueden pensar solo en su rentabilidad económica. El paradigma riesgo-rentabilidad se ha quedado pequeño y tiene que haber otro que sea riesgo-rentabilidad-impacto. Conocí Sannas, una asociación de empresas de triple balance, y decidimos que cualquier proyecto que pusiéramos en marcha tendría que ir por ese camino”, subraya Gerardo.

Con esa mentalidad, y para cerrar el círculo, decidieron ‘construir’ su centro de yoga con criterios ecológicos “y nos pareció que todo encajaba con el posicionamiento de empresa que queríamos tener”.

Yoga especial

Y otra de sus fuentes de inspiración tiene que ver con el yoga especial, aquel que se imparte a niños con diversidad funcional. "Había hecho un master de gestión de empresas de comunicación en el IESE. Al final de master, había una cena solidaria, en la que los alumnos actuábamos de cocineros y camareros para la Asociación Ángeles Urbanos, puesta en marcha por Ángeles Ramos, que acoge a niños desfavorecidos con diversidad funcional. A partir de ahí, Mar y yo, así como nuestros respectivos hijos, empezamos a colaborar con esa asociación y esa colaboración la llevamos también a nuestro centro Satnam. Nos planteamos la idea de si el yoga podría ser un tratamiento beneficioso para estos jóvenes con diversidad funcional. Mar formó en un curso de yoga especial, donde conoció a Arantxa Bermejo, presidenta de la Asociación Yoga Especial. A partir de ese momento, habíamos cerrado el círculo, porque queríamos ser un proyecto de empresa social, que ofrece yoga y pilates y que tiene como misión facilitar, subvencionar y becar las clases y los tratamientos de yoga para los jóvenes de Ángeles Urbanos".

Banca ética y sostenible

Para financiar el proyecto, invirtieron parte de los ahorros que habían generado en sus experiencias laborales previas. "El local lo abrimos en abril de este año. Nuestros ingresos vienen del precio de las clases de yoga y pilates que pagan los particulares y después, los tratamientos de yoga especial para niños con diversidad funcional, los cubrimos nosotros a coste cero para los chavales. Una vez a la semana vamos a la sede de Ángeles Urbanos a impartir gratis clases colectivas", recalca Mar.

"Y el banco que ha confiado en nosotros y nos lo ha puesto muy fácil ayudándonos a financiar nuestro proyecto junto a nuestros recursos personales ha sido Triodos Bank, banca ética y sostenible", apunta Gerardo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo