Para aprender sin salir de casa

Su producto está pensado para niños de entre 8 y 13 años, pero aseguran sus creadores que cada vez son más los adultos que se apuntan a los cursos de mecanografía por Internet al ver los progresos que hacen sus hijos.

image
David Temes e Ivo Oltmans reinvierten todo en marketing y desarrollo del producto.

A prender jugando. Esa es la filosofía de esta empresa de Barcelona, fundada por Ivo Oltmans y David Temes, que ofrece cursos de mecanografía a través de Internet. “El curso está pensado para niños de 8 a 13 años. Como en este rango de edad es difícil mantener la concentración, hemos creado un curso divertido: al final de cada una de las 30 clases del curso se juega a uno de los siete juegos que incluye. Además, los estudiantes participan en una aventura en busca de un tesoro junto al capitán Forty y su tripulación”, explica Oltmans.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Se adapta a cada alumno
Esta empresa utiliza la última tecnología con el objetivo de que facilite el mejor aprendizaje. “El software hace un seguimiento automático de la cantidad de pulsaciones, la exactitud y los errores comunes de los alumnos. Si, por ejemplo, uno confunde frecuentemente las letras j y k el programa lo detecta e incorpora más palabras con ambas letras a los ejercicios. De esta forma, el curso se adapta automáticamente a cada alumno facilitando una experiencia de aprendizaje a medida”. Cuando pensaron en la viabilidad o no de la idea, se marcaron dos objetivos: tendría que haber gente interesada en los cursos “y necesitábamos poder llegar a esa gente a bajo coste”. Para evaluarlo, crearon una web con una descripción del producto y una campaña de marketing online para captar a potenciales clientes. “Para medir el interés de la gente, incluimos la opción de probar el curso, aunque éste todavía no existía. Al hacer clic, explicábamos al usuario que pronto lo lanzaríamos y le invitábamos a dejar sus datos si estaba interesado. Recibimos más contactos de lo previsto. Eso nos convenció para seguir adelante”, recuerda Oltmans, que ha invertido junto a su socio 50.000 euros.
Sus clientes son padres, que contratan el curso para sus hijos, y abuelos para sus nietos. “También colegios”. Han lanzado la web también en México, para expandirse después a otros países hispanohablantes de America Latina, y también la versión en lengua inglesa del producto (www.typekids.com).

www.mecanografia.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología