Baïa Food: I+D para mejorar la dieta y reducir la ingesta de azúcar y edulcorantes

Tras 6 años de investigación sobre 'Miracle berry', espera el dictamen de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria para poder vender productos derivados de esta fruta

image
De izda. a dcha., Loan Bensadon y Guillermo Milans del Bosch.

Pretenden contribuir a la mejora de los hábitos alimenticios de la sociedad y prevenir la aparición de enfermedades crónicas relacionados con una mala alimentación.

“Para ello, desde Baïa Food promovemos la reducción del consumo de azúcar y edulcorantes artificiales, ofreciendo alimentos naturales, poco procesados y ecológicos, con un alto valor nutricional. Nuestros productos son especialmente ricos en compuestos antioxidantes, ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y 6, fibra, vitaminas, minerales y proteína completa, todos ellos sin azúcares añadidos. Apostamos en este sentido por la innovación alimentaria, por lo que centramos nuestros esfuerzos en la I+D+i para desarrollar nuevos alimentos que nos ayuden a cumplir nuestra misión”, explica Guillermo Milans del Bosch, fundador, junto a Loan Bensadon, de esta startup del sector agrifood.

Las propiedades de Miracle berry

Su principal innovación se centra en las propiedades y aplicaciones de una baya endémica de África occidental, en concreto de Ghana, capaz de transformar la percepción del sabor ácido en dulce durante el periodo de tiempo de una comida (aproximadamente, 30 minutos). La baya, conocida como Miracle berry, es una fruta que mejora la percepción sensorial de ciertos alimentos, como frutas cítricas, productos fermentados, ciertas verduras y hortalizas, etc.

Para poder poner este nuevo alimento en el mercado, empezaron desarrollando una cadena sostenible de suministro desde cero en Ghana junto a productores locales y organizaciones para el desarrollo. "A partir de ahí, iniciamos un arduo proceso para someternos a los requerimientos regulatorios, procesando e importando lotes de la fruta durante varios años, en distintas épocas, para analizar su composición y evaluar su potencial toxicidad en laboratorios acreditados. Tras 6 años de I+D en torno a este recurso natural, en diciembre de 2018, presentamos ante la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) un dossier de este nuevo alimento (Dried Miracle Berry), con el que esperamos poder comercializar productos derivados de esta fruta con un régimen de exclusividad de 5 años en la UE a partir de 2020".

Mientras tanto, para generar recursos, en 2017, Baïa Food salió al mercado con una tienda online desde la que comercializan una línea de alimentos orgánicos de alto valor nutricional, como el té matcha, el açai, el baobab, el cacao o la espirulina, importados desde distintos países de origen. "También estamos trabajando en el desarrollo y lanzamiento de nuevos productos mass market como alternativa saludable a lo que hay hoy en día en los lineales de los supermercados". El objetivo de la compañía es mejorar los hábitos alimenticios de la sociedad española e ir abriendo canales de comercialización para posicionar su marca en el mercado.

Camino no exento de grandes retos

"No podemos negar que el camino está siendo duro, lleno de obstáculos y retos. Pero, al mismo tiempo, está siendo una aventura profesional fascinante, motivante y enriquecedora. Al principio del proyecto, al darnos cuenta de que teníamos que pasar por la regulación europea de 'Nuevos Alimentos', mi socio y yo entendimos que con nuestros propios recursos o la simple financiación bancaria no íbamos a ser capaces de sacar adelante el proyecto… básicamente, porque ningún banco nos daba un euro. Fue entonces cuando tuvimos que salir a buscar financiación privada, algo que costó conseguir, ya que el ecosistema de emprendimiento español aún no está del todo asentado en el sector agrifood. Afortunadamente, y tras un año de búsqueda, encontramos nuestro primer business angel, que tenía las mismas ganas que nosotros de aportar valor a esta sociedad. Sin él, hoy el proyecto no estaría aquí", relata Milans del Bosch, que invirtió junto a su socio 12.000 euros, que destinaron, principalmente, al alquiler de una oficina, al diseño del proyecto y a la realización de un estudio de viabilidad sobre la regulación de 'Nuevos Alimentos' y las probabilidades de éxito de presentar un dossier de seguridad entorno a esta fruta africana.

Captación de recursos

"Después tuvimos que montar desde cero una cadena de suministro en un país africano en vías de desarrollo, aunque con cierta estabilidad política e infraestructura, algo que no ha sido nada sencillo. Teníamos que ganarnos la confianza y mantener motivados a pequeños productores locales para que cultivaran una fruta que hasta entonces no tenía mercado, una fruta que aún no podíamos vender, pero que por el bien del negocio teníamos que comprar. Además, al trabajar en el sector de la alimentación, teníamos y tenemos la necesidad de ser muy rigurosos en lo que a procesos de seguridad alimentaria se refiere. Para ello, necesitamos inversión pública para poder realizar nuestro trabajo de I+D bajo estándares de calidad y seguridad europeos. Afortunadamente, España cuenta con numerosas ayudas en I+D+i, sin las que no hubiéramos podido seguir adelante".

Después, consiguieron cerrar un acuerdo con una empresa suiza de deshidratación de fruta tropical con presencia en Ghana, que hoy es uno de sus socios industriales, "y juntos tenemos ya consolidadas la parte de producción y regulación. Ahora, entramos en nuestro siguiente reto, el de la fase de pre-comercialización, que tantos años llevamos esperando".

Así, la compañía ha conseguido 632.500 euros de financiación pública procedente del CDTI, a través del programa Neotec, de la Consejería de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid y de ENISA. A esa cifra se suman otros 455.000 euros procedentes de capital privado de business angels y de su socio productor suizo establecido en Ghana, que cuenta con sello de calidad BRC, cultivos ecológicos y Fair Trade. En total, más de 1 millón de euros, de los que el 70% han destinado a I+D+i.

Publicidad - Sigue leyendo debajo