¿Estás pensando en montar una frutería?

Una inversión reducida, impacto limitado de las ventas de grandes superficies... Si eliges la zona idónea y analizas bien a tu competencia, puedes arrancar con una frutería, sí, un negocio tradicional, offline, con una inversión inferior a 40.000 euros.

Escribimos un post en nuestro blog sobre por qué una frutería seguía siendo negocio en tiempo de crisis, aunque se abra a escasos tres metros de un Mercadona y a poco menos de cinco minutos en coche de un Carrefour y un IFA. Desde entonces, los lectores nos habéis dicho que sí, que muy bonito, pero que queriáis un plan de negocio que os orientara. No encontramos nada decente hasta que una lectora nos puso sobre la pista de un plan del Servicio Andaluz de Empleo (puedes verlo haciendo clic aquí). Nosotros, ni cortos, ni perezosos, hemos buscado a su autor, David Callejón González, técnico del Servicio de Promoción del Desarrollo Local del Servicio Andaluz de Empleo, y le hemos pedido que nos resumiera sus bazas y amenazas.

Oportunidades

¿Por qué es negocio? “Para empezar, requiere poca experiencia previa y formación. En el sector de la alimentación es de los establecimientos más estables en la venta de sus productos”, explica Callejón. Eso, por un lado.

También “las ventas de las frutas y verduras tienen un menor impacto en grandes superficies [lo que habitualmente sería una competencia brutal, no lo es tanto en este caso]. Las frutas y verduras siguen siendo adquiridas principalmente en las fruterías tradicionales”, continúa.

Y tiene una estructura de costes asumible. “Puede ser atendido por una única persona”.

Amenazas

“Resulta conveniente conocer cómo se trabaja en el sector: horarios de apertura, compra de mercancía...; analizar constantemente a la competencia de la zona y establecer estrategias de diferenciación”, continúa.

¿Diferenciación? En Cataluña, por ejemplo, funciona Sa2pe, una cadena de fruterías kilómetro cero, que no han recorrido más de 100 km desde el campo hasta la tienda, pero no hemos encontrado una propuesta similar fuera de esta comunidad.

Estudio de mercado

30.000 euros. “Aunque depende de la zona y del tipo de establecimiento, la inversión inicial de una frutería es reducida: entre 30.000 y 40.000 euros”, apunta Callejón. “Los productos se venden a distintos precios y una parte de ellos pierde valor o debe desecharse por entero. Así, el margen bruto sobre el precio de compra estimado por el sector para un negocio minorista oscila entre el 30-40% sobre el precio de compra al que hay que descontar los desechos (5-10%)”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo