7 startups de moda sostenible que quieren cambiar la industria

A todos estos emprendedores les gusta el mundo de la moda, pero no la forma de funcionar de la industria. Por ello, todos han lanzado proyectos con los que se proponen hacer de la moda una industria sostenible y con unos criterios éticos de producción y consumo responsable.

image
Fernando Roi HEARST

Esgoa brand: camisas que cambian el mundo

En principio, la propuesta de Esgoa se dirige al sector joven masculino con unas camisas sostenibles con producción ética y algodón orgánico. Todas ellas confeccionadas en España. “Pero no nos quedamos ahí, queremos ir más allá y por ello hemos creado un diseño innovador”, decía Alfonso Onorato, director ejecutivo de la marca, en el acto de presentación de su proyecto en el Demoday de los Espacios de Coworking de la EOI en Madrid. “No queremos que lleves ni vistas Esgoa, queremos que la sientas”, fue otra de las frases que pronunció.

Sus originales camisas se venden a través de la web, a un ticket medio de entre 50 y 55 euros. En cuanto al target, lo clasifican en dos categorías: los hedonistas y los e-inquietos. En el primer grupo entrarían los jóvenes y universitarios, acostumbrados a gastar en moda y ocio. En el segundo, los acostumbrados a consumir en e-commerce. En sus planes de crecimiento está diversificar la oferta de productos y la internacionalización temprana.

image
Momoc

Momoc Real People: caminar de forma sostenible

Gabriela Machado es la fundadora de Momoc Real People . Se trata de una marca de calzado femenino de diseño con la que quiere “contribuir a crear conciencia para caminar de manera sostenible, porque, a día de hoy, no solamente es posible, sino necesario”. La mayoría de los materiales que utilizan para la producción los extraen de la naturaleza, como el corcho y el caucho natural.

Se rigen también por los principios de la economía circular y “zero waste” (basura cero), criterio que trasladan al packaging, dado que empaquetan el producto en una bolsa hecha de algodón orgánico, 100% libre de plásticos. Por cada par de zapatos, Momoc consigue ahorrar más de 8.000 litros de agua. También esta marca es 100% española.

image
Minimalism

Minimalism: el freno al consumo compulsivo

“No lo compres si no lo necesitas” es la primera advertencia, escrita en grandes caracteres, que encuentra un usuario al entrar en le web de Minimalism , una marca creada por Víctor Rodado Frutos y Pepe Martín con la que quieren poner freno al consumo vehemente y desenfrenado. Por eso, algunos de sus productos tienen variedad de usos, como sus mochilas 360. Empezaron vendiendo a través de su ecommerce unas carteras de tamaño mínimo inspiradas en un modelo estadounidense, pero luego han ido ampliando la oferta con las mochilas, camisetas básicas que sirven para todo, sudaderas y cortavientos. “Creemos en la moda útil y no en la moda estacional”, afirman

El otro gran valor que llevan a gala como compañía es la transparencia, de manera que ofrecen información detallada en su web de todos los pasos que dan como compañía y las métricas que rigen su día a día.

image
Noisno

Noisno brand: camisetas con valores

En Noisno Brand, además de producir de forma responsable, aprovechan sus camisetas para lanzar mensajes de adhesión a distintas causas globales. Contra el abuso, a favor de los derechos humanos, de la igualdad o de la tolerancia son algunos de los valores a los que se suman los clientes de esta marca que, además, dona el 20% de los beneficios a organizaciones que comparten dichas causas en proyectos sociales y medioambientales.

Por el momento, limitan la oferta a camisetas de algodón fácilmente identificables por un pequeño bolsillo lateral en el que se refleja la solidaridad con una determinada causa. No obstante, la idea es poder crecer y ampliar la oferta.

image
Hemper

Hemper: mochilas de cáñamo hechas a mano en Nepal

Lo que hacen en Hemper es comercializar mochilas y complementos hechos a mano en Nepal con cáñamo, una de las telas más respetuosas con el medio ambiente. De esta forma consiguen, además, empoderar a la familias y comunidades en riesgo de exclusión social mediante la creación de empleo local. A Gloria Gubianas, una de las fundadoras de la marca, se la considera un referente juvenil de la moda sostenible en España.

La startup acaba de conseguir la suma 350.000 € procedentes de diversos inversores a través de una campaña en La Bolsa Social (la campaña está todavía abierta). Con el dinero que consigan se proponen, entre otras cosas, dar el salto al offline con la apertura de una primera tienda física en Madrid.

image
ERNESTO MARTIN JIMENEZ

Pantala: para que rotes el armario sin necesidad de comprar

La propuesta de Pilar Olmedo y Francisco Sánchez con Pantala se dirige a los amantes de la moda, pero les invitan, a la vez, al consumo responsable. Para esto han creado una plataforma que permite a las usuarias alquilar ropa nueva cada mes pagando para ello una cuota de suscripción. Les distingue de otras propuestas similares actualmente en el mercado, que solo alquilan dos tipos de prendas: o bien que se rijan por criterios de producción sostenible y materiales ecológicos, o bien que correspondan a trabajos de importantes diseñadores emergentes. No es necesario que ambos criterios coincidan en una misma prenda.

Transcurrido el plazo del alquiler, la usuaria puede devolver las prendas, renovarlas e, incluso, una vez convencida de que le gusta y le va a dar mucho uso, optar por la adquisición.

image
Ecodicta

Ecodicta: un club de fashion sharing

La solución de Ecodicta es bastante similar a la de Pantala, dado que también proponen un armario compartido para vestir ropa de calidad sin necesidad de comprarla. “Disfruta más y ayuda a reducir la huella ecológica de la moda”, afirman.

La startup, fundada por Mercedes García, Mario Carreras, José Manuel Fuertes y Raúl González, tiene por eslogan ‘viste con conciencia’. Para ello, han desarrollado una plataforma de alquiler de ropa nueva con un modelo de suscripción a precio asequible. La ropa que ofrecen es solo para mujeres, con edades de entre 30 o 35 años, que necesitan lucir distintos modelos en su día y día -no para eventos que requieran etiqueta formal- pero que compartan el compromiso con reducir el consumo textil y poner así freno al fast fashion y la contaminación de la industria. Cuentan también con un profesional personal shopper que trabaja con ellos y se encarga del asesoramiento y de asegurar el buen estado de la ropa que alquilan para lo que han suscrito alianzas con diversas lavanderías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo