Adiós al teléfono móvil de prepago

image
Gabriel Manjarrez y Pedro Zayas apuestan por revender los planes de postpago.

El 86% de los 100 millones de usuarios de móviles que hay en México están en modalidad de prepago, con un coste por minuto, a menudo, 10 veces mayor que si estuvieran en un plan de postpago (o suscripción), simplemente porque carecen de una cuenta bancaria o tarjeta de crédito.

Con este panorama, Gabriel Manjarrez y Pedro Zayas decidieron crear Finestrella. “Somos revendedores de planes de postpago, tomando el riesgo financiero y cobrando al cliente una comisión. Estimamos que más de 40 de los 86 millones de usuarios de prepago quieren estar en postpago, pero la falta de habilidad de la banca comercial de otorgar tarjetas de crédito a la población ‘no-rica’ del país, se lo hace imposible”, explican. De hecho, ellos mismos tuvieron problemas: “No llegamos a un acuerdo con Telefónica México para revender sus planes, pero no nos detuvimos. Compramos algunos a nuestro nombre y los vendimos”. La idea gustó tanto que han recibido inversión de más de 15 millones de euros. “Somos la empresa mexicana que más capital de riesgo extranjero ha recibido”. Cerraron 2011 con algo más de 1,5 millones de euros.

www.finestrella.com.mx

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología