Estos emprendedores han dirigido su negocio únicamente al público femenino

¿Es aventurado crear un negocio sólo para mujeres? Los negocios centrados en un público concreto son arriesgados, pero también carecen de competencia. Si saben aprovechar bien sus armas, el éxito está asegurado. Os mostramos tres casos de empresas enfocadas al público femenino que funcionan y donde la especialización es su ventaja diferencial.

image
Adalab

ADALAB, FORMACIÓN PARA MUJERES PROGRAMADORAS

Si alguna vez tienes la oportunidad de acercarte a una clase de programación en un centro educativo, comprobarás que la participación de mujeres en estas aulas es muy reducida. Si tienes suerte encontrarás una o dos mujeres por clase. Inés Vázquez y Rosario Ortiz, dos amigas que se conocieron realizando diversos programas de ONGs por el mundo, se reunieron en un bar del barrio madrileño de Lavapiés para hablar sobre emprendimiento. La cuestión era poner en marcha una empresa que contribuyera a la reducción del desempleo en España. “Estábamos en 2015 y la situación laboral en nuestro país era muy mala, por eso teníamos claro que nuestro modelo de negocio tendría que ir por esa línea”, aclara Vázquez.

En torno al 50% de la población del viejo continente no tiene suficientes conocimientos para desarrollar empleos de base tecnológica, según los datos ofrecidos por la Unión Europea. Por otro lado, el sector digital es el que más crece, lo que provoca la necesidad de conseguir más empleados.

“Descubrimos que en España había una demanda creciente de programadores y perfiles digitales. Además, nos dimos cuenta que en el mundo de la programación el porcentaje de mujeres que trabajaban como programadoras no alcanza el 10%. Por eso fundamos Adalab, un curso de programación sólo para mujeres, para incluirlas también a ellas en la nueva era digital”, explica Ortiz.

Las dos habían hecho distintos trabajos sobre formación e integración laboral, por lo que ya conocían el sector de la educación. Pero, ¿saben programar las fundadoras de Adalab? Lo cierto es que eran amateur en el tema y por eso buscaron apoyo en expertos en cursos de formación para programadores. Gracias a estos perfiles pudieron desarrollar todo el temario y la metodología del curso.

Programa de vanguardia

Hay una corriente educativa fuera de España que aboga por estudios de corta duración, intensivos y tremendamente prácticos. Son los conocidos Bootcamp de programación. Una alternativa a los estudios universitarios, y, lo más importante, efectiva. “El curso dura 12 semanas con 6 horas de clase al día. Durante este tiempo la alumna aprende HTML, CSS, Javascript y React, entre otras tecnologías”, informa Ortiz. También hacen mucho énfasis en que conozcan a la comunidad tecnológica, asistan a eventos y hagan contactos. “Después las ayudamos a encontrar trabajo en una de nuestras empresas colaboradoras. Nuestro ratio de inserción laboral es del 97%”, añade.

Pero, ¿qué diferencia Adalab de los demás Bootcamp? “Somos una empresa social, queremos que nuestra formación sea totalmente inclusiva, que cualquier mujer, independientemente de su nivel adquisitivo, pueda hacer el curso”, detalla Vázquez. La alumna paga 350 euros al reservar la plaza y a los 90 días de terminar el curso o cuando consigue empleo, lo que ocurra primero, 6 cuotas de 380 euros.

image
Miguel Sepulveda

CUERPOS FITT, UN GIMNASIO MUY FEMENINO

Quién crees que van más al gimnasio, las mujeres o los hombres? Un tópico sería pensar que son los varones los que más frecuentan estas salas; sin embargo, los datos dicen lo contrario: las tasas de abonados a los gimnasios son superiores en las mujeres, 19,2%, frente al 16% estimado en los hombres, según la encuesta Hábitos deportivos de los españoles del Ministerio de Cultura y Deporte. De igual forma, ellas se decantan más que ellos por locales privados. ¿De qué tipo de locales hablamos? Aquí aparece el concepto de gimnasios exclusivos para mujeres.

“Siempre he visto un hueco de mercado en este tipo de gimnasio. A raíz de relacionarme constantemente con muchas mujeres en los centros de estética descubrí que hay mujeres, independientemente de la edad, que prefieren prescindir de los varones en las salas de ejercicios”, explica Juan Barea, fundador de la franquicia Cuerpos Fitt, centros dedicados al ejercicio físico de la mujer, que cuenta con alrededor de 2.500 clientes repartidos por España y concretamente en Andalucía, donde operan principalmente.

El creador de la marca agrega que el tipo de gimnasio que ha creado está perfectamente equipado para conseguir un rendimiento físico óptimo. “No importa que la persona tenga 60 años o pese 120 kg, nuestro centro dispone de unas máquinas que se adaptan a cualquier esfuerzo y a cualquier resistencia”, explica.

Los pilares de la marca

La base de la enseña se fundamenta en tres ejes: deporte, estética y dietética. “Las personas que frecuentan nuestros gimnasios puede darse un masaje, un tratamiento de celulitis, una limpieza de cutis, un bronceado en la piel, en definitiva, multitud de servicios en un mismo local”, explica Barea. También tienen clases colectivas como zumba, pilates, yoga o bailes regionales. “Ofrecemos estos complementos para mantener nuestra clientela y evitar que se desapunten del gimnasio”.

Cuerpos Fitt cuenta con una tecnología avanzada para sus usuarios, con varías máquinas patentadas entre las que se encuentran máquinas de rayos UVA, blanqueamiento dental y bronceado. Antes de la crisis, una parte importante de su facturación, un 25%, correspondía con la comercialización de su maquinaría en el exterior.

La enseña controla 9 franquicias y tiene previsto abrir alrededor del doble durante este año. Cuerpos Fitt se mantiene firme en un nicho de mercado específico, aunque la competencia en el sector es baja, muchas empresas fracasan al año de montar un gimnasio solo para mujeres. Barea lo tiene claro: “El esfuerzo constante, a prueba de bombas, y el trato con el público son las claves para alcanzar el éxito”.

Este emprendedor pone sus expectativas muy altas y, además de expandir su negocio por el territorio nacional, también quiere introducir su línea de negocio en el exterior, en concreto en países árabes.

image
Wom

WOM, MEZCLA PERFECTA PARA LA AVENTURA

Ana Blasco terminó sus estudios en patrimonio cultural, arqueología y restauración, pero se encontró con un problema similar al de muchos españoles: la crisis económica. Y es precisamente en los peores momentos donde surgen las oportunidades, que dan paso a nuevos proyectos de emprendimiento.

“A raíz de un viaje personal a Jordania nació la idea. Siempre viajaba cada año con una amiga, pero ese año se apuntaron también nuestras madres, primas y alguna amiga. La comitiva la componíamos 8 mujeres, que muchas de ellas no se conocían entre sí”, explica la fundadora de Wom , agencia online de viajes solo para mujeres. “La aventura fue tan divertida que decidí crear una agencia de viajes centrada en mujeres”, añade. Las agencias de viajes para mujeres están más desarrolladas en los países anglosajones y en Estados Unidos, pero en España la oferta es muy reducida.

Al más puro estilo Thelma y Louise, las mujeres que se embarcan en los viajes Wom viven aventuras dignas de este clásico hollywoodense, eso sí, sin ningún final dramático. Para empezar, el medio de transporte para desplazarse preferido por la agencia es la furgoneta, que “permite generar dinámicas de grupo y detenerte en cualquier lado de la carretera donde nos apetezca”, detalla.

La empresa ha edificado su propia doctrina, conocida como la filosofía Wom. “Nuestros viajes son muy espontáneos. Hay veces que solo cogemos la furgoneta, el alojamiento y poco más. Aunque tenemos preparada la ruta, decidimos sobre la marcha cuál es el plan definitivo”, explica Blasco. Pero esta flexibilidad no es posible realizarla en todos los destinos. “Fuera de Europa hay que tener un programa más cerrado. Antes de iniciar el viaje, informamos del tipo de viaje al que se va a apuntar el cliente. Hay gente que tiene la necesidad de tenerlo todo controlado o viceversa”.

El target de clientes es muy heterogéneo. En un mismo destino pueden coincidir señoras de 70 años con jóvenes de 22. “Cuanto más te especializas, más fácil es atraer
a gente que pueda interesarle tu producto. El nuestro es muy personalizado. No sabes con quién viajas hasta el día que empiezas el viaje”, explica la fundadora de Wom.

Otra clave para conseguir una plaza en el sector es realizar un turismo responsable. El camino a la sostenibilidad ya no es una moda, sino que se ha integrado en nuestra sociedad. “Hay una parte del turismo de masas que es perjudicial y que se ha descontrolado, creo que el turismo responsable es el futuro”.

Wom quiere continuar creciendo en el mercado del turismo pasito a pasito y para ello Ana Blasco destaca la paciencia como cualidad principal para conseguirlo. “He aprendido a controlar mis ritmos internos respecto a los externos, es decir, mantener la calma cuando los demás trabajen a otros ritmos distintos a los tuyos. Tampoco hay que centrar toda tu vida en el negocio, porque si no, enloqueces”, revela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo