Facebook compra PlayGiga, la plataforma de distribución de videojuegos por streaming

El precio de la operación –no revelado oficialmente– rondaría los 78 millones de dólares

image
En una foto de 2015, de izda. a dcha., Juan Gili, César Valencia, Iván Mayo y Luis F. Fernández.

Fue una de nuestras apuestas en nuestra primera Lista Emprendedores, con las 50 startups con más futuro, allá por enero de 2016.

Por aquel entonces PlayGiga llevaba escasamente tres años en el mercado y ya apuntaba muy buenas maneras, con una propuesta de valor arriesgada, pero escalable en el tiempo: una plataforma de distribución de videojuegos por streaming. Ahora, seis años después de su nacimiento se ha sabido que el gigante Facebook ha adquirido la compañía, fundada por César Valencia y Juan Gili, por unos 78 millones de dólares, aunque la cifra total no se ha hecho pública.

El nacimiento del proyecto

“La digitalización y las tecnologías asociadas a ella han ido transformando sectores como el turismo, los medios, la música o el editorial, hasta tal punto que los agentes involucrados han tenido que remodelar toda su cadena de valor y su modelo de negocio. El sector del videojuego no ha sido ajeno a ello. Juan Gili, procedente del sector tecnológico, y yo, que vengo del sector de videojuegos, éramos conscientes de esa realidad que subyace al mundo digital y terminamos convergiendo en la idea del cloud gaming, cada uno aportando su conocimiento y experiencia en cada campo”, nos contaba Valencia, en 2016, como argumentos de peso que les había llevado a lanzar tres años antes la compañía, que desarrolla y comercializa una plataforma de distribución de videojuegos por streaming para jugar desde cualquier dispositivo conectado a Internet, sin necesidad de descargas ni instalaciones y a un coste moderado. Los juegos se procesan y renderizan en tiempo real en la nube enviando el resultado al dispositivo.

Mercado complejo

Valencia ya adelantaba las complicaciones del mercado: “El problema de una plataforma de streaming para videojuegos es que es muy dependiente de la evolución tecnológica que haya en ese momento. Cuando empezamos había una empresa norteamericana, fundada en 2007, que se había quedado sin gasolina financiera. Llevaban ya unos años y su solución tecnológica no escalaba. No daban con un modelo de negocio sostenible. Ir al mercado solos era sumamente caro. No existía virtualización como tal. Tenían un modelo de streaming, en el que cada usuario que se conectaba le ponían prácticamente un PC en un data center. Eso no escalaba. Aquella compañía se vino abajo, aunque ahora se ha vuelto a reflotar. Fue la pionera. Había otra también con un modelo de streaming de videojuegos, que acabó vendiendo la empresa a Sony, y que Sony, tras dos años de desarrollo más, ha lanzado ahora: PlayStation Now, su servicio de alquiler de juegos en streaming. Había un par de empresas más, pero poco claras sus soluciones”, repasaba Valencia en aquella entrevista.

Tecnología innovadora

La principal ventaja competitiva de PlayGiga era entonces su solución híbrida de baremetal-virtualización… que, en pocas palabras, combina, por un lado, las propiedades de la virtualización de los servidores para poder sacar el mayor número de sesiones y poder ejecutar con mayor fiabilidad y rendimiento juegos que demandan un gran potencial gráfico. Y por otro lado, le sacan el mayor partido a una técnica que se llama baremetal, con la que se pueden ofrecer un mayor número de sesiones de aplicaciones que requieran menos rendimiento.

“En nuestro caso, dependiendo del videojuego que seleccione el usuario y de cómo esté catalogado de alto o bajo rendimiento, se creará de una manera o de otra. Con esta técnica híbrida podemos aprovechar mejor los servidores y donde otros están virtualizando 40 sesiones, nosotros podemos virtualizar 70. Y donde otros virtualizan 80, nosotros, 130. Un servidor para servir a 100 usuarios cuesta 15.000 dólares, ¿imagina si puede servir a 150? ¿Y si tienes que comprar 200 servidores? En definitiva, son dos formas de crear sesiones para los usuarios”.

Rápido crecimiento

PlayGiga aprovechó este potencial para evolucionar rápidamente hasta llegar a ser una plataforma tecnológica y editorial integral. “Somos una solución ‘llave en mano’, completamente personalizable y con un soporte completo durante todo el ciclo de vida del proyecto”.

También nos contaba Valencia en aquella entrevista que los planes de futuro de la compañía eran muy ambiciosos. “De forma inmediata, ampliar la internacionalización de la empresa, desplegándonos durante el 2016 y 2017 en más territorios, no solo europeos sino también en mercados emergentes de Latinoamérica y Asia, en los que estamos muy bien posicionados y donde una de las claves de éxito será adecuar nuestra solución a las particularidades de la infraestructura de comunicaciones, y nuestro modelo de negocio, a economías con menor poder adquisitivo, pero mayor número de población. Nuestro objetivo, en suma, es convertirnos en el líder mundial del cloud gaming y conseguir lo que siempre hemos querido: que nuestra tecnología sea adoptada de forma masiva a nivel global por el consumidor final”.

Y para acelerar ese crecimiento, en julio de 2015, PlayGiga había cerrado una fuerte ronda de cinco millones de euros, con la entrada como socios de Adara Ventures, Caixa Capital Risc, Inveready y Bankinter.

La compañía que ahora dirige Javier Polo avanzaba hace unos meses que los juegos en la nube 5G plus son la próxima gran oportunidad: "Al igual que la música y las películas en el pasado, los juegos ahora se están moviendo rápidamente a la nube, ya que 5G promete crear nuevas experiencias de juego y permite el viejo sueño de jugar en cualquier momento, en cualquier lugar, en cualquier pantalla (…) Los juegos en la nube representan la primera gran oportunidad para que las empresas de telecomunicaciones pueden ofrecer a sus suscriptores, agregando los juegos como parte de un paquete de ofertas, muy similar a cómo se ofrecen un paquete de TV junto con la banda ancha".

Publicidad - Sigue leyendo debajo