Nanotecnología

En nuestro país funcionan unos 350 grupos de investigación nanotecnológica, un área de la que se pueden extraer soluciones aplicables a toda la industria mediante la manipulación de los materiales a escala infinitesimal (10 millones de veces más pequeña que el centímetro), con más de 2.200 investigadores. El problema es que los resultados son insignificantes.

Según un estudio de DG Research, de hace años, España, con 31 patentes, era el número 18 en la Unión Europea, por detrás de Eslovenia o Irlanda y lejos de Suiza y Alemania, 426 y 312.Lo mismo pasa a nivel empresarial. Aunque buena parte de la industria utiliza soluciones nanotecnológicas en su producción, muy pocas han creado líneas de I+D.

Y la lista de las que han participado en proyectos CENIT (con financiación pública) es más corta: Acciona, Pharma Mar, Antolin Irausa, Tolsa, GreenCell, Gas Natural y poco más. España carece de un sector empresarial siquiera residual. Los dedos de las dos manos bastan para contar las pymes existentes –Avanzare, Nanotec Electrónica, Nanogap o Nanotecnología Spain–. Y de estas, la que más factura es una importadora de equipos. Todo un contraste con Estados Unidos o Alemania, donde, además de las grandes empresas, con fuertes divisiones de nanotecnología, IBM, Intel, Bayer… han surgido centenares de nuevas firmas, muchas en bolsa.

Datos destacados

Inversión: Entre 2004 y 2008, el Estado sólo invirtió 344 millones.
Facturación: En 2016 podría alcanzar los tres billones de euros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo