Fuentes gigantes de chocolate para todo tipo de celebraciones

Paloma Jareño ha recorrido muchas ferias para dar a conocer sus negocio y captar clientes. Empezó con las fuentes de chocolate para eventos y ha desarrollado otras líneas de negocio complementarias.

image
Paloma Jareño prevé cerrar el año con una facturación cercana a los 600.000 euros.

Un día descubrió las fuentes de chocolate y decidió que sería su negocio. “Trabajaba en una cadena de televisión americana y durante muchos años organizando eventos, nunca me habían ofrecido una fuente de chocolate para utilizarla en un evento. Cuando conocí el producto, me enamoré de la idea y decidí empezar durante los fines de semana, mientras seguía con mi trabajo”, recuerda Paloma Jareño, fundadora de Fantasía de Chocolate.

Empezó a organizar eventos en los que las fuentes de chocolate eran el producto estrella. Con el tiempo, los eventos fueron más numerosos y empezó a invertir en más fuentes y a contratar, de forma puntual, personal. “Me introduje también en el mundo del regalo y descubrí muchas oportunidades. La dimensión de la empresa fue creciendo, pero seguía compaginándolo con mi trabajo”. Así, estuvo más de tres años: “Reconozco que era muy duro, puesto que tenía que compatibilizar dos trabajos, la casa, los hijos, etc. Invertí 6.000 euros a fondo perdido, y si no funcionaba, pues me quedaba con las máquinas para nuestras fiestas privadas”. Además de las mesas temáticas con productos de chocolate para eventos, diseña productos de chocolate y ya cuenta con dos tiendas en Madrid, y otra franquiciada en Ciudad Real. “Tenemos más de 150 clientes fijos que ofrecen nuestro servicio a sus clientes”, explica Jareño.

www.fantasiadechocolate.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo