Ahora resulta que no es tanto el dónde sino el cómo

Ya hemos escrito sobre tiendas online que abren tiendas físicas. Pero ahora, importado del sector de la telefonía móvil, llegan tiendas físicas sin género para asesorar a clientes y recoger pedidos para productos de toda la vida.

image
Miguel Albuixech (en la foto) creó EnRed, junto a Javier Expósito.

El que crea que no hay nada nuevo en el comercio minorista, que levante la mano. ¿Tú? Pues ya estás bajando el brazo. En el número de noviembre de Emprendedores escribimos sobre negocios online que abrían tiendas físicas. Unas, porque era la evolución natural de sus oficinas-almacén (¿por qué no abrir una tienda en el almacén?). Otras, porque resulta que nadie vendía su producto offline. Alguna otra para que los clientes pudieran pagar offline y ver el producto in situ. Otras que sencillamente replicaban absolutamente todas y cada una de las referencias de la tienda online en una tienda física. Y un último tipo de negocios que abría tienda offline porque... porque era su canal natural y ahí iban a vender más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Así que cuál sería nuestra sorpresa cuando nos encontramos con un nuevo salto offline. El de una empresa que no aprovechaba su oficina, cuyo producto tiene una competencia offline brutal, en la que sus clientes no tienen problema por pagar online, que tiene tanto sentido online como offline y que no tiene ni un sola de sus referencias en su tienda física.

Tiendas sin producto. Resulta que llega una tienda online y en su nueva tienda no disponen de stock de producto, sino que el cliente compra, asesorados por un vendedor o por su propia cuenta, a través de ordenadores conectados a Internet en el establecimiento. Resulta que el cliente puede elegir si quiere comprar el producto desde su web o desde la tienda con el asesoramiento personalizado, si quiere recibir el producto en su casa o recogerlo en el punto de venta y si quiere que se lo instalen o instalarlo el mismo... Sí, exactamente igual que en el sector de la telefonía móvil, sólo que en este caso aplicado a los electrodomésticos. La idea se le ha ocurrido a la empresa valenciana EnRed Electrodomésticos.

En busca de la nevera perfecta y barata

Un local de menos de 100 metros cuadrados, un ordenador y un ser humano. No hace falta más. “El hecho de no disponer en la tienda de productos en stock ni necesitar una gran sala de ventas para la exposición del producto ni un elevado número de dependientes, grandes lastres de las empresas tradicionales de venta de electrodomésticos, han multiplicado las garantías de viabilidad de nuestra idea de negocio y facilitado la búsqueda de locales disponibles lo más próximos a nuestro público objetivo”, explican Miguel Albuixech y Javier Expósito. Su reflexión fue la siguiente: hay gente que necesita asesoramiento en persona, a la que es fácil llegar con un negocio de barrio con precios online, como además tenemos logística, lo podemos servir e instalar sin sobrecoste.

Publicidad - Sigue leyendo debajo