Hay vida más allá del ladrillo

¿Te interesa todavía el sector inmobiliario? Ayudar a vender lo que ya no se vende puede ser una oportunidad. Una empresa estadounidense y otra española se han marcado ese mismo reto.

image
Caroline Jurgens y Bárbara Dircksens, creadoras de Lúmina.

A estas alturas no te contamos nada nuevo si te decimos que las noticias sobre el sector inmobiliario continúan siendo negativas, que –según la Sociedad de Tasación– en 2012 se comenzaron a construir tan sólo 46.000 viviendas en todo el mercado español; que el stock de viviendas desde 2007 puede superar en la actualidad el millón de unidades, que los niveles de desocupación de locales y oficinas va a provocar nuevos ajustes de precios... Bueno, ya sabes lo que queremos decir. ¿Y qué se puede hacer con esto?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Locales pequeños. Una primera propuesta es estadounidense y se dedica a buscar locales para empresas que no superen los 200 metros cuadrados. Los fundadores de 42floors se dieron cuenta de que las principales empresas del sector se esforzaban por colocar los locales de mayores dimensiones y que tenían menos pretendientes, pero que dejaban más dinero. Y a nadie le interesaba el menudeo: pequeños locales, espacios de coworking y en business centers, rearrendamientos de espacio en oficinas... Menos a ellos. Encontraron un nicho en las tiendas y en las start–ups, que son precisamente las que necesitan menos de 200 metros cuadrados. ¿Por qué nos ha llamado la atención? En realidad es como un Idealista.com sólo que centrado en locales y oficinas. Nos llama la segmentación, la calidad de la información, el equipo de fotógrafos profesionales que se ocupan de las imágenes y eso que ahora se llama experiencia de usuario.

676.000 casas vacías en 2011

La otra opción la habíamos visto en blogs de tendencias hace cuatro o cinco años, pero no había llegado a nuestro país de forma profesional. Es el home staging, que consiste en tunear un piso para hacerlo más apetecible a ojos de los potenciales compradores. Es lo que ha hecho la empresa madrileña Lúmina Home Staging.

Todo depende del cristal con que se mire

El argumento comercial detrás de este negocio que propone decoración low cost para hacer más atractivos pisos o locales que no se terminan de vender, la verdad es que no podría ser más contundente. “Bajar el precio de una vivienda, significa por lo menos una bajada de 5.000 o 10.000 euros... En comparación, un servicio de home staging, que ronda los 700 euros [sus tarifas son públicas y están en su web] es una alternativa razonable”, nos explican las dos socias de este proyecto, Lúmina Home Staging, dos holandesas afincadas en España, Caroline Jurgens y Bárbara Dircksens. Este negocio ofrece sus servicios a inmobiliarias –con otros precios y una prima de éxito, y la opción de trabajar para ellas con marca blanca– y clientes finales. Su decoración low cost se basa en acuerdos con empresas de alquiler de muebles para expatriados y con tiendas de muebles nuevas a las que les proponen esta solución como un escaparate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo