Test prenatal de detección de anomalías

Su innovación podría evitar el 98% de las más de 35.000 amniocentesis que cada año se hacen en España y que conllevan riesgos como el aborto espontáneo del feto.

image
Enrique Samper, experto en biología molecular, es el presidente de esta compañía.

TrisoNIM es un test de análisis prenatal no invasivo, que permite la detección precoz de anomalías cromosómicas como el síndrome de Down, el de Edwards y el de Patau. Sus creadores son Enrique Samper, Juan Cruz y Sara Álvarez que, junto a algo más de una docena de socios, forman parte de NIMGenetics, una empresa biomédica dedicada al desarrollo de diagnósticos clínicos y genéticos, ubicada en el Parque Científico de Madrid.
Con una clara vocación internacional (cuentan con clientes en, además de España, Grecia, Portugal, México y Reino Unido), esta compañía empezó con las aportaciones de los socios (unos 80.000 euros), amigos y familiares (otros 90.000). Eso les permitió acceder al programa Neotec I, del CDTI, para desarrollar su primer producto (KaryoNIM prenatal, que detecta la presencia de alteraciones responsables de los 160 síndromes genéticos postnatales más comunes asociados a retraso mental y malformaciones).

Poder de negociación
Poco después, consiguieron subvenciones del programa Torres Quevedo del Ministerio de Ciencia e Innovación. “La financiación bancaria la hemos tenido cerrada hasta hoy, a pesar de ser una empresa con gran potencial y estructura financiera equilibrada, con unos fondos propios superiores al pasivo a largo plazo”, señala Samper, que subraya que, desde el principio, la primera fuente de financiación de la compañía ha sido la facturación. “Lo más importante para las tecnológicas es vender, o tener un prototipo y protección intelectual, lo que se llama tracción. NIMGenetics, ya con una trayectoria de ventas crecientes año a año y con productos muy atractivos para mercados globales, está en posición de atraer a inversores privados y de negociar con bancos. Hasta que no hemos facturado una cifra importante, los bancos nos han puesto condiciones inaceptables porque no están acostumbrados a tratar con tecnológicas, cuyo activo es intangible y que los bancos no saben valorar”. Ese argumento de peso lo refuerza con datos: en 2012 facturaron un millón de euros y prevén llegar en 2013 a los cuatro, “gracias a un intenso programa nacional y de internacionalización”. Para ello, están cerrando acuerdos con laboratorios y grupos importantes del sector dentro y fuera de España.

www.nimgenetics.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo