Parches de calor traídos de Japón

Localizaron unos parches de calor que se producían en el mercado japonés y decidieron importarlo en España. Allí se venden 500 millones de unidades cada año.

image
Fina Galán (izquierda) y Odila y Amador Cabanes también comercian los parches en Portugal.

Que en una población de 127 millones, no está nada mal. El principal problema es que al ser un producto tan estacional, desde el principio sabes que durante una gran parte del año no vas a tener una facturación muy abultada. Al principio no contaban con recursos para darse a conocer de forma masiva, por lo que consiguieron llegar a un acuerdo con El Corte Inglés, además de proveer a algunos clubes deportivos como el Real Madrid o el Valencia.

Empezaron en el invierno de 2010, y han conseguido entrar en el mercado poco a poco. Ahora también los venden en tiendas deportivas especializadas y en farmacias. "Conocíamos el producto y sabíamos que no existía nada parecido en España. Conseguimos llegar a un acuerdo con el fabricante en Japón, y nos decidimos", explica Odila Cabanes, cofundadora junto a su hermano Amador y a Fina Galán.

Invirtieron 90.000 euros de fondos propios, que destinaron a comprar stock y a pequeñas acciones de publicidad. "Al ser un producto desconocido, procuramos que los posibles clientes lo prueben, porque suelen convencerse", cuenta Odila.

De cara al futuro, y sobre todo para las estaciones más cálidas, quieren enfocar el producto al sector farmacéutico, ya que el calor que desprende también es útil para dolores lumbares o rigidez en las articulaciones.

www.ounichi.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo