Afina la puntería

Se trata de unas pegatinas que al contacto con la orina, cambian de dibujo. Su propósito es que los usuarios se concentren en apuntar bien y todo quede en su sitio.

Como la mayoría de las buenas historias, esta empieza en un bar. Rudi Ros, Adán Martínez y Sergi Grimau comentaban lo sucios que suelen estar los baños de lugares públicos y si no habría forma de solucionarlo. Conocen la existencia de unas pegatinas que se ponen en váteres y urinarios, pero son simples y no llaman demasiado la atención. Por diversión primero y por inquietud después, deciden desarrollar la idea de unas pegatinas que cambien de forma y color al contacto con la orina. Era 2010, y dos años más tarde empezaron a comerciarlas.

"Nuestro principal mercado es el de la hostelería, aunque también tiene buena aceptación en colegios y guarderías", explican estos emprendedores. Disponen de unos 30 diseños distintos, pero una de sus mayores innovaciones es la posibilidad de personalizar las pegatinas para hacer publicidad con ellas. Una marca puede presentar un diseño propio o encargarlo para colocarlo a modo de anuncio.

Venden su producto en su página web y en algunas tiendas y gasolineras. "Nuestra reflexión fue: todo el mundo orina mínimo tres veces al día, y en España hay unos 70 millones de váteres. Vimos que había mercado y lo intentamos", cuentan.

Reinvirtiendo los primeros ingresos, llegaron a una facturación en 2012 de 225.000 euros, que esperan doblar a finales de este ejercicio. Decidieron patentar mundialmente su sistema, ya que buscan la internacionalización próximamente, fijándose especialmente en el mercado latinoamericano.

www.nosalpiques.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo