Aprender donde y cuando quieras

Se ha convertido en un problema estructural. La enseñanza o, mejor dicho, el aprendizaje del idioma inglés, es un sufrimiento para muchas personas. En líneas generales, el nivel formativo de los españoles frente a este idioma es más bajo comparado con el de los alumnos de otros países.

image
Lara Tubilla (en un foto montaje) ha contado con el apoyo del Gobierno vasco a través del Grupo SPRI.

Salir fuera
“La idea de negocio se me ocurrió tras pasar un verano estudiando inglés en Inglaterra. Allí comprobé que el nivel oral de la mayoría de los españoles era más bajo que el de estudiantes de otras nacionalidades. Tras analizar el problema, llegué a la conclusión de que la mejor forma de aprender un idioma era hacerlo fuera. La clave está en la práctica”, sostiene Lara Tubilla.

Pero, “¿qué pasa con aquellos que no quieren o no pueden salir fuera a estudiar? Y así surgió Babblink”, explica Tubilla, que permite aprender o practicar un idioma cuando, donde quiera y con quien quiera el usuario, de acuerdo a sus necesidades económicas y a sus necesidades de tiempo libre.

Tubilla (que, de momento, mantiene en secreto los entresijos de su idea) considera que con este proyecto empresarial busca la sinergia y el feedback entre las partes, “por lo que, en el caso de empresas, podríamos hablar de posibles relaciones comerciales y promoción”.

Inversión prevista
Esta emprendedora, que trabaja en la mejora constante de su proyecto, calcula que necesitará unos 20.000 euros de inversión para una segunda fase de desarrollo, que destinará a la mejora de la web, aplicación móvil y publicidad, entre otras partidas.

www.babblink.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo