Artículos de 2ª mano

Su demanda crece acompañada de una mayor cultura del ahorro y de la sostenibilidad. Pero también por obligación. Busca tu oportunidad en la especialización del producto: bienes de primera necesidad o lujos que ahora son menos asequibles. 

La crisis está impulsando un tipo de comercios que en España nunca han funcionado tan bien como en otros lugares: los productos de segunda mano de todo tipo. Ahora están en su mejor momento, porque “existe la necesidad de ahorrar, de gastar lo menos posible, pero sin renunciar al consumo”, explica Pedro Reig.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Surgen así conceptos como Nolotire, una cadena de tiendas con artículos de todo tipo de segunda mano y nuevos. Pero también hay oportunidades por la especialización: por ejemplo, prendas y productos deportivos (la línea que explota Trocasport), neumáticos reciclados pero en perfecto estado, tiendas de muebles, ropa y productos infantiles seminuevos, etc. conceptos de primera necesidad, pero también ropa de grandes marcas seminueva como Second Chic Avenue.

LA STRADA VINTAGE
Esta tienda ofrece muebles de segunda mano, sin más. No son restauradores ni especialistas en antigüedades. Sus clientes buscan precio bajo, punto. Y alguna antigüedad a precio de chollo. “Son muebles que solemos comprar por lotes. Casas que se cambia la decoración o de personas que han fallecido y que la familia quiere deshacerse de las cosas. A menudo, sin saber el valor real que tienen. Así, me puedo encontrar sorpresas de cosas que tienen cierto valor y que yo vendo en la tienda a mejor precio del que suelen tener en los anticuarios; de hecho, ellos también nos compran a nosotros. Vendemos a precios de segunda mano, que es nuestro negocio”, explica Jhon Montoya, su propietario.

¿Que quién compra este tipo de muebles? “No siempre es para uso propio. Muchas quieren amueblar casas para alquilar; también espacios profesionales e incluso como atrezzo para teatro o cine”, añade.

Rotación frente a margen

La rotación de los productos es fundamental para la rentabilidad del negocio. Cambiar continuamente la oferta. Y eso significa que a veces es más interesante comprar algo que voy a vender rápido con menos margen que algo que puede tener mucho pero que se va a quedar ahí mucho tiempo”, afirma Jhon Montoya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Para sacarle la máxima rentabilidad hay que desechar también productos que ocupen mucho espacio, porque la tienda es pequeña. También hay que buscar la máxima rotación de los productos. De los que tengo ahora mismo, y suman unas 1.000 referencias, sólo habrá 10 de lo que compré cuando abrimos hace unos meses”, afirma este emprendedor.

Su ubicación tan céntrica (en el madrileño barrio de Chueca) ha sido clave para atraer clientes y proveedores. “No hay ningún otro comercio de este tipo en toda esta zona ni alrededores. Cuando empecé tenía que ir yo a buscar los lotes, pero ahora me los vienen a ofrecer a mí, y sólo llevamos unos meses. Es un negocio muy rentable si sabes comprar”, asegura este multiemprendedor (es también propietario de una local de tatuajes y de un bar de tapas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo