Mejorar la calidad de la reproducción asistida

¿Qué ocurre cuando se juntan una de las primeras embriólogas del mundo y uno de los científicos que consiguió clonar animales con éxito en España?

image
Gloria Calderón y Nuno Costa-Borges, en uno de los laboratorios de Embryotools.

La respuesta rápida es que combinando su experiencia pueden ser capaces de resolver tres necesidades de mercado: la formación práctica de los biólogos que trabajarán más adelante en clínicas de reproducción asistida y que tienen complicado hacer prácticas, la necesidad de avanzar en los controles de calidad (análisis de toxicidad) de los materiales que se utilizan en los laboratorios en los que se llevan a cabo fecundaciones in vitro (FIV) y la posibilidad de ofrecer consultoría desde las trincheras para ayudar a clínicas y a fabricantes a mejorar resultados y a desarrollar nuevos productos para este mercado creciente. Para que te hagas una idea, sólo en nuestro país se hacen al año más de 28.400 tratamientos al año en centros privados, según la Sociedad Española de Fertilidad.

A esas necesidades le añadieron, además, un mercado nuevo: las técnicas innovadoras de reproducción asistida y manipulación de ovocitos y embriones para animales de élite (biopsia embrionaria, selección genética, clonación criopreservación de gametos...).

Los biólogos Gloria Calderón (formó parte del equipo que consiguió el primer embarazo por fecundación in vitro en España en 1984) y Nuno Costa-Borges (uno de los investigadores del departamento de biología celular de la Universidad Autonóma de Barcelona que clonaron con éxito tres ratones: Cloe, Cleo y Clona) coincidieron durante tres años en un mismo laboratorio. Fueron tres años en los que comenzaron a hablar de las carencias que encontraban en el sector de la reproducción asistida. Y hablaron de todas estas necesidades...

“España es un referente en técnicas de reproducción asistida porque tiene una ley que es bastante más permisible –se aplican técnicas no se permiten en otros países– y tiene un mercado en crecimiento. Pero todos los productos que se utilizan en las clínicas y la formación vienen de otros países. A eso se le sumaba la vertiente ética de la formación: las técnicas de micromanipulación requieren gran experiencia y destreza, mucha práctica, pero los embriólogos no pueden adquirir experiencia con embriones humanos. Y si no pueden adquirir experiencia con embriones humanos no pueden ganar experiencia y desarrollar bien las técnicas. Había un vacío. No sabían dónde podían entrenarse para ganar esta destreza técnica. Como yo tenía experiencia en embriones de ratón y la doctora Calderón en enseñar técnicas para seguir los protocolos en los centros de reproducción, vimos que uniendo las dos ideas se podía ofrecer algo diferente”, explica Nuno Costa-Borges. El resultado es el único laboratorio de control europeo.

Aunque si tu hija de tres años no tiene una camiseta que pone ¡Viva Robert Edwards!, quizá no entiendas la magnitud de este negocio.

Delegar la gestión

Nuno Costa-Borges Cofundador Embryotools

“La verdad es que no hemos tenido que modificar nuestro modelo de negocio. Las líneas fundamentales que escribimos sobre el papel son las que hemos puesto en marcha y el mercado ha respondido bien. Lo que sí hemos hecho ha sido introducir en la empresa a asesores en el mundo de los negocios, un mundo para el que no estamos preparados. Ellos llevan la compañía y nosotros nos dedicamos a lo que entendemos. Si no, al final ni haces bien la parte científica, ni la de gestión. Porque, sencillamente, no hay tiempo suficiente para todo”.

www.embryotools.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo