Control ocular del ordenador

Esta empresa de San Sebastián desarrolla sistemas avanzados de control del ordenador con los ojos, basados en tecnologías de comunicación asistida, eye tracking, y los aplica más allá de la discapacidad.

image
Eduardo Jáuregui, director general de Irisbond, está desarrollando ideas en colaboración con distintos clústeres.

Desde un punto de vista de negocio, la accesibilidad es un mercado limitado, aunque estemos hablando de un mercado global. Que resuelva una necesidad, no es suficiente para que el negocio perdure. Si se desarrolla tecnología para este sector, no puede limitarse sólo a él. Primero porque está claro que una empresa no se puede quedar en un único producto, necesita continuar desarrollándolo, añadiendo capas de innovación y eso, difícilmente, suele venir de una única línea de negocio de un único mercado limitado. Se necesita músculo y ese músculo viene de otras líneas de negocio.

Por este motivo nos pareció un buen ejemplo de emprendedor social el proyecto de Irisbond, una empresa de San Sebastián que desarrolla sistemas avanzados de control del ordenador con los ojos, basados en tecnologías de comunicación asistida, eye tracking, y los aplica más allá de la discapacidad.

Además, este negocio ha esquivado otro de los errores habituales que cometen los emprendedores sociales: luchar en el mismo mercado antes de tener suficiente músculo. Si su competencia se fija en el hemisferio norte, ellos abordan los mercados de India, Suráfrica, Colombia, Chile, Argentina...

Irisbond: control ocular del ordenador

“Además de una obligación moral, tenemos un negocio que rentabilizar”

En 2000, un empresario vasco que buscaba una forma de comunicarse con su esposa, que padecía ELA, encontró en Estados Unidos un sistema que permitía controlar el ordenador con la mirada. Llegó a un acuerdo de distribución con el fabricante, pero el problema es que se encontró limitado a la hora de desarrollar más tecnología.

Así, en 2007, este empresario se puso en contacto con Vicontech, un centro tecnológico vasco puntero en visión artificial, para desarrollar un proyecto propio. Fruto de ese desarrollo, cinco años más tarde, en 2012 consiguieron un producto desarrollado, pero, claro, era necesario construir un modelo de negocio que rentabilizase ese desarrollo en el mercado global. Los socios originales estaban ya cercanos a la jubilación y no querían entrar en un negocio nuevo y buscaron un equipo promotor que le diera salida a este desarrollo. Así entra Eduardo Jáuregui, un ingeniero industrial con un MBA, vinculado a empresas tecnológicas. Se transfiere la tecnología y se comienza a desarrollar un negocio desde cero. “Teníamos claro que si queríamos un negocio global había que desarrollar herramientas y plataformas que permitiesen la instalación y gestión del producto de forma remota. Si no, el negocio no iba a ser escalable”, explica Jáuregui.

“También teníamos claro que la accesibilidad no podía ser la única línea. Nuestra tecnología tiene aplicación en el mundo industrial. Por ejemplo, en el sector sanitario. Un cirujano, en una operación lamparoscópica, puede consultar el historial del enfermo sin dejar los microbisturís...”, añade.

www.irisbond.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo