Segmentar por nivel de confianza

Hay muchas formas de segmentar el mercado: por edad, por sexo, por poder adquisitivo...

image
Montserrat Piquer, fundadora de Nidmi.

Lo que no es tan habitual es hacerlo por nivel de confianza. Sin conocerte, si te preguntamos cómo contrarías a una persona para limpiar tu casa: ¿en menos de un minuto a través de una aplicación móvil con un sistema de geolocalización, a través de un anuncio de segunda mano o mediante un proceso de selección de personal que lleva un par de semanas? Si no te queda tan claro, sustituye ‘personal de limpieza’ por un ‘cuidador para tu abuela con Alzheimer’.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Este mes, Montserrat Piquer, fundadora de Nidmi, una plataforma online especializada en selección de personal doméstico, nos puso sobre la pista de este matiz, cuando nos contaba que “nos dirigimos a un público de entre 35 y 45 años que sea exigente. Es importante que tus clientes coincidan en valores con lo que ofreces. A un chico de 25 años que necesita que una persona vaya a limpiar a su casa unas horas, todo eso le da igual. Nuestro público son, sobre todo, madres trabajadoras que están fuera de casa y necesitan que alguien se ocupe del hogar por las mañanas y cuide a los niños por las tardes. No es un proceso de selección rápido”.

NIDMI: ¿Necesitas ayuda en casa?

Para Montserrat Piquer, fundadora de Nidmi, “aunque las personas tenemos necesidades comunes en cuanto a la conciliación familiar, las exigencias son diferentes. Cada una requiere un tipo de atención para la contratación del personal doméstico. Damos a cada familia lo que precisan: unas hacen las búsquedas ellas mismas y sólo estamos en contacto por correo electrónico. Pero luego hay otras fases más avanzadas que están representadas por familias que necesitan orientación de profesionales de Recursos Humanos o de selección de personal y acuden a nosotros para que les acompañemos y les demos ese servicio de atención. A otras les proponemos nuestros mejores candidatos”.

De hecho –explica Piquer– “al principio salimos con una tarifa común para todos nuestros servicios verticales: niños, mascotas, mayores y servicio doméstico. Luego nos dimos cuenta de que la percepción de nuestros clientes era muy positiva. Estimamos que en algunos procesos, en los que era más compleja la selección, podíamos incrementar este precio porque el valor añadido que estábamos aportando con el equipo de RR HH era percibido positivamente por el cliente”.

Con Nidmi, pocas veces una empresa española detecta un hueco en varios mercados al mismo tiempo y, a la vez, abre en todos ellos. Montserrat Piquer encontró un hueco para ofrecer personal doméstico en España, México y Chile y montó el negocio en los tres países.

www.nidmi.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo