Oportunidad: aprovecha las 'grietas' que dejan otros negocios

Cada modelo de negocio suele tener lagunas que pueden ser buenas oportunidades para emprender. Te contamos cómo lo ha hecho Clubkviar.

image
Stewart Masters, cofundador de Clubkviar

Empezamos como consumidores. Nos gusta ir a comer y a cenar a sitios diferentes. El problema que nos encontramos con las empresas de cupones es que tenían, de vez en cuando, restaurantes buenos, pero nadie quería ir a uno de ellos con un cupón, ni que la carta tuviera restricciones. Muchos cupones esconden las condiciones”, explica Stewart Masters, cofundador de Clubkviar, un club privado español de aficionados a la gastronomía que pueden hacer reservas en restaurantes de primer nivel con un descuento del 30% en la factura final. Cuando nos contó esto, pensamos en las oportunidades que dejan las grietas en modelos de negocio que se pasan de moda, como los cupones descuento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“El usuario quiere discreción, no quiere llevar un cupón, ni mencionar empresas, ni presentar un código, y quiere una experiencia buena. El usuario, además, no tiene tiempo de buscar ofertas: quiere una selección de buenos sitios. Y tercero: quiere un servicio rápido, sencillo y discreto. Desde el punto de vista del restaurante, no podían controlar la cantidad de gente que entraba, ni tampoco el tipo de usuario que entraba”, argumenta Masters.

Clubkviar: descuentos en restaurantes de lujo

No hay duda de que todo el mundo quiere ahorrar dinero, así que desde el punto de vista del cliente está clara la propuesta de valor, pero ¿desde la óptica del restaurante? Entendiendo la respuesta, se entiende el negocio: al tipo de restaurante que tarda hasta un año en decidirse a firmar con Club Kviar. Al fin y al cabo son establecimientos de primera línea a los que les tienen que pedir que hagan un descuento del 30%. Así que la discreción que piden los clientes que no quieren enseñar un cupón viaja en doble sentido. “Un 60% de nuestros restaurantes socios [más de 180] sólo trabaja con nosotros”, explica Masters, que nos cuenta que tienen un fotógrafo que trabaja en exclusiva con ellos para ocuparse de las imágenes de los locales que conforman su oferta.

“Aunque entendemos el valor, a veces es difícil transmitirlo al restaurante. Muchos son muy clásicos y no entienden el mundo online. Es difícil trabajar con ellos como socios. Nosotros queremos respetar su imagen, llevarles clientes de nivel y llenar sus mesas vacías. Nos sentamos con ellos y todos los restaurantes saben cuántas mesas disponibles tienen cada día. Así llegamos a un acuerdo y cerramos esas mesas para ellos”, añade. “No hemos modificado el modelo de negocio desde que comenzamos en 2012, pero sí nos ha preocupado, desde el principio, no ser sólo una página web de reservas, sino ir más allá. Así, lanzamos la figura del personal concierge. Esto nos ha ayudado mucho para trabajar el engagement (compromiso) de los usuarios”, completa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo