Cómo vender inteligencia artificial... ¡como si fueras Zara!

Impresiona que Intelligent Pharma ayude a farmacéuticas y petroquímicas a ser más eficientes con inteligencia artificial y química computacional, pero lo más llamativo es cómo lo vende.

Si tengo un problema, lo que hago es buscar la empresa que mejor lo ha resuelto en todo el mundo y adapto su fórmula a la mía. En el desarrollo de producto, por ejemplo, para nosotros es muy importante saber en todo momento qué es exactamente lo que necesita el mercado. Toda nuestra I+D está a remolque de lo que nos pide el mercado. Vamos a remolque, no vamos por delante. ¿Quién hace mejor esto en todo el mundo? Pues Zara. Hemos adaptado su modelo de captación de tendencias. Lo que pasa es que en lugar de hacer camisetas y pantalones hacemos productos de alta tecnología, pero la metodología es la misma, en esencia”, nos cuenta Ignasi Belda, fundador hace ocho años de Intelligent Pharma una spinoff de la Universidad de Barcelona alojada ahora en el Parque Científico de Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si dos clientes coinciden en que falta...

“Cuando un cliente va a una tienda y ellos no tienen el producto, aquello queda registrado automáticamente. Cuando varias personas han pedido un producto y ese producto no existe, en cuanto hay tres personas que lo demandan, pasa automáticamente a diseño, de diseño a fabricación y de fabricación lo ponen en las 6.000 tiendas del mundo. Nosotros tenemos algo similiar. Como todos nuestros comerciales son expetos en la materia, cuando dos clientes o más nos piden un servicio que no hacemos, automáticamente pasa a I+D y en 15 días ya tenemos una versión para probar con clientes”, continúa.

Es importante cómo se define una empresa. Belda explica que son una empresa de química computacional, “que utilizamos las tecnologías de la información para simular los procesos químicos y biológicos que tienen lugar dentro del organismo. Diseñamos sistemas informáticos que ayudan a nuestros clientes (farmacéuticas, entre otros) a ser más eficientes a la hora de desarrollar nuevos fármacos. Podemos coger un fármaco y hacer predicciones matemáticas para saber si será tóxico, si se absorberá bien o cómo se puede modificar químicamente para que sea más potente. Y lo hacemos, sobre todo, utilizando inteligencia artificial y, especialmente, supercomputación”, amplía Belda.

Pero cuando de verdad se entiende la magnitud de este negocio es cuando dice esto otro: “Nosotros somos una empresa de servicios. El hecho de que nuestros primeros clientes nos dijeran qué servicios eran los que exactamente necesitaban, nos ayudó. Empecé a desarrollar la tecnología necesaria para poder prestarlos. Hemos desarrollado en función de lo que el mercado pedía”.

www.intelligentpharma.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo