Cómo se resucita un sector saturado

Le ocurre a muchos emprendedores que ensayan su idea en sectores maduros. Emprender aquí es difícil, pero no imposible.

Cuando hace unos meses entrevistamos a Alejandro Sánchez, director general de Hailo, la aplicación británica para pedir un taxi desde el móvil, para hablar sobre cómo habían lanzado en nuestro país una app extranjera, nos contó: “Aunque la aplicación ya existía y no teníamos que ponernos a desarrollar desde cero, había que adaptarla al mercado español, tanto en traducción como en la forma de trabajar el mercado local. El consumidor tiene que percibirlo como el suyo, sobre todo cuando hay mucha interacción”. Ese trabajo les llevó tres meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde entonces, comenzamos a darle vueltas a la adaptación de tecnología de fuera y a la adaptación a tecnología local que quiere (debe) salir fuera. Eso, está claro, no te lo da una traducción por palabras. Requiere algo más. Por eso cuando nos escribió a la redacción Óscar Nogueras para hablarnos de su negocio OnTranslation, una agencia de traducción, interpretación, revisión y corrección, asesoramiento lingüístico, locución y posproducción y soluciones para e-commerce y comenzó a hablarnos de la importancia de adaptar los textos, y de aportar a la traducción comunicación, marketing, negocio y tecnología, le vimos todo el sentido. Sobre todo, para darle la vuelta a un sector estancado.

Ontranslation: adiós traducciones literales

“En el mundo de la traducción echaba en falta la adaptación cultural. Imagina que tienes que vender en Emiratos Árabes. No sólo hay que traducir los textos, sino que también hay que adaptar las imágenes, porque si no, no venderías, aunque el texto esté perfecto. A lo que nos dedicamos es precisamente a garantizar que la comunicación de manera integral está de acuerdo con la cultura del mercado objetivo. No es sólo traducción: es consultoría, es comunicación, es imagen...”, explica Óscar Nogueras, fundador de este negocio.

El peso de este negocio está, precisamente, en esa complementariedad de líneas de negocio. “Empezamos traduciendo sólo textos. Me di cuenta de que si queríamos aportar un valor añadido, teníamos que hacer algo más: de ahí la adaptación cultural, de ahí acompañar a las empresas en su internacionalización para que el cambio de comunicación y adaptación cultural no sea un choque. El mercado de la traducción es un mercado saturado. Así que nos preguntamos: ¿qué más puede hacer mi negocio por mi cliente? Y pensamos: consultoría, comunicación. SEO...”, cuenta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tampoco es habitual encontrar una agencia de traducción que te diga: “Profesionales especializados se encargarán de adaptar tu tienda al idioma que nos pidas. Te lo traduciremos todo: interfaz, procesos de registro y compra, catálogo y contenido publicitario. Atenderemos a tus nuevos clientes en todos tus canales. No te preocupes si tú no les entiendes, porque nosotros sí...”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo