Una idea brillante: ¡Tienes 100 millones de seguidores en Facebook!

Crean dispositivos luminosos inteligentes para informarnos de manera visual de todo lo que sucede en nuestro entorno digital.

Una luz verde podría informarnos de que han bajado las temperaturas en el exterior y otra amarilla de que tu madre acaba de enviarte un correo electrónico. Tú serás quien programe las señales luminiscentes en este pequeño dispositivo que recuerda a un cubo de rubik aplanado. Para emitir sus señales cuenta con 64 luminosos leds en una de las caras y por un super Led similar al que usan los teléfonos móviles para hacer fotos en la otra. Incluye sensores de luminosidad, proximidad, ruido, temperatura y acelerómetro.

Cuantos más objetos tengamos conectados a internet, mayor versatilidad del dispositivo dado que ese es el mercado para el que se concibe, para el internet de las cosas (IoT). “Nuestra misión es cambiar la manera en la que las personas interactúan con la luz de manera que sirvan también para comunicar”, dice Carlos Kuchkovsky, uno de los socios de L8 Smartlight. Para ello han unido en este gadget luces, sensores y comunicación inalámbrica. Además, han liberado en Open source código en diferentes lenguajes, “para que sea muy fácil hacer nuevas aplicaciones o buscar nuevos usos”.

De juego a proyecto empresarial

La idea surgió de un grupo de amigos en el que a Carlos Kuchkovsky debemos sumar a Carlos Conejero, Álvaro Martínez, Raúl Somaza, Alberto Calvo y Daniel Álvarez, que son los socios de L8smartlight, la mayoría de ellos ingenieros. A uno se le ocurrió crear un sistema de luces que pudiera controlar desde el móvil y que reaccionara ante un entorno físico y online. “Por ejemplo, si un día amanece nublado, que las luces sepan ponerse en el color que convienen al día y a tu estado de ánimo”. Conseguido el dispositivo, se percataron de su polivalencia y utilidad en el IoT por lo que se pusieron “ya en serio” a perfeccionarlo bajo una perspectiva empresarial con gran potencial de crecimiento.

Crowfunding en Kickstarter

L8 Smartlight fue la primera startup española en hacer una campaña de recaudación de fondos a través de un crowfunding en la americana Kickstarter.com. Como todavía la plataforma no actuaba en España tuvieron que aliarse con un socio en San Diego, donde ahora tienen la segunda sede junto a la de Madrid. Durante los 45 días de campaña recibieron cientos de comentarios y más de 200.000 dólares lo que les permitió fabricar, no sin dificultades en las fases de producción y logística, las primeras unidades del L8 con gran aceptación en los mercados de Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Japón y Australia.

Por ahora los ingresos los obtienen de la venta directa de los dispositivos pero están ampliando la red de distribuidores online y físicos en varios países. Asimismo, se han puesto en contacto con diversas fundaciones dada la utilidad que puede prestar el L8 a personas con problemas de audición.

Han entablado también negociaciones con inversores que les permita seguir investigando -“La innovación está en el ADN de la empresa”, dice Carlos- en la terminación del nuevo producto y la constitución de una plataforma que se inspira en un marketplace.

www.l8smartlight.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo