El vestuario de grandes producciones internacionales

Una compañía especializada en la confección ad hoc y el alquiler de vestuario para cine, teatro y televisión, que confía en cerrar el año con 6 millones de euros facturados.

image
Ejemplo de stock de Peris Costumes

No es nueva. Los orígenes de Peris Costumes se remontan al siglo XIX, concretamente a 1856 que es el año en el que el sastre valenciano Peris abrió su pequeño taller de confección. Desde entonces ha servido a grandes figurinistas de todo el mundo y vestido a ilustres actores en su trabajo. Prueba de ello es su stock de más de 1.300.000 prendas de todas las épocas, conservadas en un almacén que supera los 12.000 m². Entre ellas, parte del vestuario de películas tan emblemáticas como El Padrino, Memorias de África o Gran Hotel Budapest. Cubrieron también de novia a Michelle Jenner en el papel de Isabel la Católica y ahora atavían a Guillén Cuervo con la indumentaria del periodista Jesús Expósito en la serie El Caso.

Fue en 2012 cuando Javier Toledo, procedente de otras multinacionales, decide adquirir la empresa porque “me pareció un negocio bonito, muy interesante, con mucho potencial y proyección internacional”, dice. Y a él le ha dedicado su habilidad gestora desde que asumió la presidencia de Peris Costumes, una empresa que, si bien tenía renombre nacional, compite ahora con los grandes del sector en todo el mundo, tras la adquisición de compañías en Portugal, Alemania o Hungría.

El momento de crecer

Fue para abordar con fuerza la internacionalización para lo que Javier Toledo recurrió en 2014 a un crédito de Enisa de 300.000 euros, suma que invirtieron íntegramente “en modernizar la infraestructura de las instalaciones y en la compra de stock para salvar las barreras del mercado exterior". Acometieron antes acciones de marketing para darse a conocer fuera, haciendo uso de un completo catálogo con más de 50.000 fotografías digitalizadas del stock “que muy pocos tienen”. A Enisa agradece Javier Toledo, “haber apostado por Peris Costumes en un momento en el que la banca había cerrado el grifo cuando a nosotros se nos presentaba la oportunidad de mercado para crecer. Me falta ahora demostrarles que han acertado con su apoyo”.

No parece que le vaya a costar mucho verificarlo. Han recibido encargos de 47 producciones en los últimos 12 meses y la plantilla, que el nuevo presidente recibió con 5 empleados, la constituyen ya 22, confiando en alcanzar pronto los 30. El año pasado duplicaron a facturación de 2014 y las previsiones para el cierre de 2016 hablan de 6 millones de facturación.

A escala europea, Javier Toledo cifra en 15 el número de compañías que destacan en el sector, siendo Reino Unido el país que aloja a la más grande de ellas. Les aventajaba a todas Peris Costumes en tradición y conocimientos, pero a la que hacía falta un lavado de cara tecnológico y la adaptación a los nuevos tiempos para garantizar su continuidad. “Somos una mezcla de tradición, modernidad y, sobre todo, entusiasmo por lo que hacemos”, dicen.

www.periscostumesco.es/es/

Publicidad - Sigue leyendo debajo