¡Una buena idea! El primer Bosque Pymes del mundo estará en Soria

Se trata de recuperar un bosque de encinas y sabinas en la localidad soriana de Sagides, el que se convertirá en el primer bosque promovido y patrocinado por pymes y particulares.

image
Algunos de los propulsores de la idea

La iniciativa surge de áreas verdes http://www.asociacionareasverdes.org/ y su propulsor es Raúl Merino, un emprendedor que se ha propuesto hacer un llamamiento a las pymes para que inviertan una cantidad mínima en el concepto de Responsabilidad Social Corporativa(RSC) a cambio de contribuir a la lucha contra el cambio climático, la desertización y la despoblación rural. Así es como el pasado mes de diciembre se plantó el primer árbol para recuperar el deteriorado monte sabinar en Sagides (Soria) que, según Merino, “será el primer Bosque Pymes del mundo”.

Áreas Verdes se autodefine como entidad sin ánimo de lucro cuya razón de ser es la conservación medioambiental. El árbol en su propuesta es el principal protagonista y la exigencia para las pymes que se adhieran a la iniciativa será patrocinar la plantación de 30 árboles mínimos al precio de 9 euros la unidad, es decir 270 euros al año. A cambio la empresa recibirá un certificado verde, sin validez oficial, que irá renovando cada año “para que el proyecto no se quede en un hecho puntual”.

Tres categorías

El importe de los 9 euros por árbol se desglosa entre los 4€ del plantón, 3€ de la mano de obra por la plantación y 2€ por el mantenimiento y en el riego. Asimismo, las empresas pueden aspirar a distintas categorías establecidas conforme a su contribución: bronce, plata y Premium. La última se reserva a las corporaciones más potentes que se animen a patrocinar todo un bosque. Al de Soria se suman otros cuatro proyectos ya en marcha: 3 en la provincia de Toledo y 1 en Santander. Entre todos acumulan ya 2.180 árboles plantados con la intervención de 6 pymes.

Raúl Merino tiene una empresa de trabajo forestal y jardinería (Agronsa) que es la que se encarga de la plantación. “Pero que nadie piense que me llevo nada, son 3 euros trabajados”, aclara, a la vez que se desvincula de fórmulas precedentes que ofertaban el árbol como inversión. “Nosotros no queremos hacer negocio con los árboles sino reforestar en beneficio de todos y concienciar a la sociedad civil en el cuidado y preservación del medio ambiente, más ahora, que está paralizada la inversión pública en este capítulo”.

La propuesta a los empresarios incluye también la posibilidad de recaudar el importe de las cosechas en caso de apadrinar el cultivo de frutales que pongan en valor terrenos abandonados. Asimismo, cada compañía colaboradora contará con un cartel identificativo en el bosque que le corresponda.

También para particulares

El proyecto contempla también opciones para particulares sensibilizados con la problemática como son la posibilidad de apadrinar un frutal, un olivo o regalar un árbol. Asimismo desean dinamizar el modelo extendiéndolo a los colegios y otras organizaciones para que asociaciones semejantes se hagan eco de la propuesta y la repliquen en sus respectivos lugares. “Me da igual cómo se quieran llamar. Lo que nos interesa es aunar fuerzas que aporten una respuesta eficaz a un problema concreto, que es el deterioro del medio ambiente. La solución que aportamos es la plantación de árboles como fijador natural para regenerarlo y combatir las emisiones de CO2”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo