Una segunda vida para tu Iphone

Se trata de un e-commerce alternativo para la compra-venta de dispositivos tecnológicos reacondicionados y devueltos al mercado con las mismas garantías que el original, pero hasta un 70% más barato.

La startup nació en Francia hace 2 años y cerró, en 2015, con una facturación de 3 millones de euros. La previsión para este año es alcanzar los 20 millones en el mercado galo donde este marketplace se ha alzado con el liderazgo de la compra-venta de artículos de telefonía, tablet y electrónica “reacondicionada”, esto es, de segunda mano. A España, Back Market llegó hace tres meses y cuenta ya con 5.000 clientes. “Hemos superado las expectativas”, declara Alex Thomas, country manager en nuestro país.

La defensa de la economía circular y la resistencia a la obsolescencia programada, yacen en el argumentario que empujaron a Thibaud, Vianney y Quentin a fundar una compañía que alargase el ciclo de vida de los aparatos electrónicos. Se erigen, asimismo, como respuesta eficaz a la mala gestión de los procesos de reciclaje de este tipo de productos, cuyos desechos terminan, muchas veces, en vertederos ilegales. Así es como optaron por agrupar en su plataforma la oferta de artículos tecnológicos que habían perdido el interés de sus propietarios para reacondicionarlos y otorgarles una segunda vida en el mercado.

La ventaja para el usuario es que puede adquirir los mejores dispositivos a precios entre un 30 y un 70% más barato que el original. El ancho de la horquilla se justifica por las 5 categorías que establecen en la valoración del estado de los artículos, siendo, lo más grave, “un rasguño en la carcasa del teléfono, por ejemplo”, dice Alex Thomas. La oferta que contempla el usuario en la home de su web es siempre la más barata de todas las ofrecidas por los distintos talleres.

Como nuevo

Para garantizar la calidad de los reacondicionamientos –eluden el término reparar- se alían “con los mejores talleres”, a los que también ofrecen la opción de ganar visibilidad online asumiendo ellos el papel de escaparate a cambio de una pequeña aportación. Los talleres son los que se encargan de realizar los chequeos, verificar y testar las condiciones de los artículos antes de devolverlos al mercado en idénticas condiciones a las que lo compró el usuario original. Al menos ese es el compromiso. Conforme a la Ley del Consumidor en España, los talleres asociados garantizan el producto reacondicionado por 1 año, frente a los 6 meses que rigen en Francia. La otra vía de monetización de la Back Market es el cobro de una comisión fija sobre las ventas.

Pero la plataforma es también una comunidad de usuarios donde los ‘backers’ opinan, valoran y recomiendan a otros usuarios conforme a su experiencia de compra. “Perseguimos fomentar un consumo responsable, inteligente y ecológico”, dice Thomas y si, además del medio ambiente, ganan los usuarios y ganan ellos poco hay que objetar a su modelo de negocio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo