Economía colaborativa para los abuelos de los millennials

Ni los jóvenes, ni sus padres, ahora son los abuelos de los millennials quienes empiezan a hacer uso de la economía colaborativa.

Ramón, de 70 años, trabajó como fotógrafo toda la vida, pero, al jubilarse, se dio cuenta de que ya no necesitaba tanto equipamiento. “Todavía salgo a fotografiar historias con mi cámara o inmortalizar momentos familiares, pero ya no la utilizo como solía hacerlo”, cuenta Ramón. Así que María, de 66 años, harta de “no poder disfrutar de unas buenas vacaciones con toda la familia con el dinero que ganamos con la pensión”, se animó a rentabilizar el equipo de su marido. Se registró en Relendo y, desde entonces, alquila el material fotográfico a otros usuarios de la comunidad.

Como Ramón y María, han sido 200 usuarios mayores de 65 años los que, en el último mes, se han dado de alta en la plataforma de economía colaborativa de Relendo, según afirman sus responsables. Aterrizan atendiendo a las recomendaciones de sus más allegados o de otros usuarios, vencidas ya las resistencias iniciales a introducir datos personales en el ordenador o abrir la puerta a extraños. “Una vez informados de los mecanismos de seguridad y de las valoraciones, acaban las fricciones”, dice Borja Postigo, CMO de Relendo. “No sólo se hace por dinero, sino también porque es una forma de estar rodeado de gente y no sentirse desconectado del mundo tras jubilarse”.

El Uber de la Tercera Edad

La irrupción del consumo colaborativo entre las generaciones más adultas arrancó hace ya tiempo en Estados Unidos. Aquí triunfan soluciones como la app Lift Hero, conocida como el Uber de la Tercera Edad, a través de la cual, una red de conductores jóvenes, ofrecen servicios de traslado a personas mayores en sus coches particulares. También Airbnb seduce ya a los mayores, como ponían de manifiesto los datos de su comunidad global del pasado verano, que hablaban de 1 millón de usuarios mayores de 60 años, la mayoría anfitriones. Los datos correspondientes a España, hablaban de la acogida de más de 94.000 huéspedes en alojamientos de anfitriones mayores.

El 72% de los seniors españoles, a favor

Asimismo, un reciente informe del Observatorio Cetelem Consumo Europa, revela que, un 62% de las personas con edades de entre 50 y 75 años, ve con buenos ojos la economía colaborativa, especialmente por su dimensión social y medioambiental. En España, esa visión positiva de la economía colaborativa y de compartir, asciende hasta el 72%. Normal que así sea teniendo en cuenta que, aquí, la familia ha sido el principal refugio durante la crisis y que el 57% de nuestros seniors conservan, al menos, a uno de sus hijos en casa. Según el informe de Cetelem, los países del Sur europeo (España, Portugal, Francia e Italia) tienen una visión más favorable al intercambio y consumo colaborativa que los del Norte.

“Era una lástima que un equipo tan bueno estuviese prácticamente inutilizado- dice María- y, además, nosotros disfrutamos viendo cómo otras personas lo aprovechan y le dan más uso del que nosotros podemos darle”. Después de unos cuantos alquileres, la fórmula le resulta natural e interesante. “Complementa nuestros ingresos de jubilación y fomenta buenas conexiones sociales y amistades”, concluye María.

Publicidad - Sigue leyendo debajo