La revolución de la movilidad azul

Fabrican, distribuyen e instalan puntos de recarga para coches eléctricos adaptándose a las necesidades de cada cliente, desde el corporativo hasta el particular. 

image
Los socios actuales de Lug Energy y Wallbox

Según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), en los ocho primeros meses de 2016, el mercado automovilístico español asumió una ventas de 19.234 vehículos híbridos, un 70,79% más con respecto al mismo período del año anterior y 2.942 unidades de vehículos eléctricos, un incremento del 98,25% con respecto al año precedente. Aunque el objetivo es alcanzar una cuota más alta, como en otros países vecinos, los coches eléctricos son ya una realidad en nuestro país, cada vez son más las empresas que apuestan por la movilidad azul.

LugEnergy nace con la intención de eliminar cualquier traba a la adquisición de un vehículo eléctrico que se suscite por la instalación de un punto de recarga. Fabrican, distribuyen e instalan puntos de recarga para coches eléctricos adaptándose a las necesidades de cada cliente, desde el corporativo hasta el particular.

Dieron los primeros pasos en Valencia en 2012 y en 2013, iniciaron la actividad. La idea inicial era distribuir cargadores para las motos eléctricas que en aquel momento empezaban a comercializarse, convencidos de haber hallado un interesante nicho de mercado para ciudades como Valencia, Madrid o Barcelona. Igual la idea era buena, pero las que no superaron las pruebas de calidad fueron las motos que llegaron, muchas de ellas procedentes de China. “Para que te hagas una idea, yo tengo una y he tenido que cambiarle el chasis, el eje y una vez hasta se prendió fuego”, afirma Luis Cejalbo, CTO de LugEnergy.

Así que los responsables de LugEnergy decidieron mudarse al sector automovilístico desoyendo las advertencias de que el coche eléctrico nunca llegaría a triunfar y que, en el mejor de los casos, cómo pensaban competir con gigantes empresariales de la talla de Endesa o Iberdrola. El triunfo de Tesla ha acallado ya todas las voces críticas al vehículo eléctrico mientras que las grandes eléctricas optaron por delegar los experimentos en compañías más ágiles. Hoy son clientes de LugEnergy tras cosechar varios galardones a la innovación.

Contribuyen a la movilidad azul ofreciendo soluciones de recarga para vehículos eléctricos adaptándose a las necesidades de los usuarios, bien sean particulares, bien de tipo corporativo, dado que son compatibles con cualquier tipo de vehículo. Sus cargadores pueden verse en parking públicos, garajes particulares, estaciones de servicio, u hoteles, tanto para recarga lenta de uso doméstico (8 horas), como rápida – (recarga de un 70% de la batería en 30 minutos).

El éxito de sus primeras soluciones les animó a seguir investigando hasta dar con el primer cargador móvil de carga semi-rápida en el mercado que comercializan como WallboxOK un punto de carga semi-rápida, con pantalla y control de la velocidad de carga. Permitirá adaptarse a la potencia que tenga contratada cada domicilio o incluso adaptar la carga del momento dependiendo del consumo que se espera en casa. El nuevo dispositivo, también de fabricación y distribución propia, les abrió las puertas a los mercados europeos-especialmente Noruega- y América, donde están ya presentes en Estados Unidos y Ecuador.

Perspectivas de futuro

La expansión les permitirá duplicar este año la cifra de facturación, que en 2015 se situó en 400.000€, y están convencidos de que, si siguen trabajando e investigando, el crecimiento será exponencial. Cierto que el mercado nacional crece más despacio de lo que auguró en su momento el ministro Miguel Sebastián pero las previsiones políticas son llegar al 15% de nuestro parque automovilístico con coches híbridos o eléctricos antes del 2020. Aunque el porcentaje actual se halle en un 1%, Luis Cejalbo prefiere rebajar las expectativas. Cree que el siguiente paso será catalogar a los coches con pegatinas A,B y C, conforme a niveles contaminantes y regular la circulación conforme a estos criterios. Pero el cambio, tarde o temprano, llegará y lo hará de forma radical. Así, Cejalbo asegura un vuelco en el sector que, impulsado por el Internet de las Cosas, desplazará a los grandes fabricantes actuales, “a los que todavía les quedan muchos motores que amortizar”, y dará paso a players tecnológicos como Apple, Google o Samsung.

Publicidad - Sigue leyendo debajo