Renuncia a un sueldo de 11.000€ al mes… y tan contento

Un día, Álvaro López Morcillo tocó fondo. Dejó su puesto de responsabilidad al frente de una obra de ingeniería por el que percibía un sueldo superior a los 11.000€ al mes y se fue a casa. Ahora se dedica a ayudar a profesionales insatisfechos que desean reinventarse.

Cuenta que cuando fue al médico para que le explicase cuál era la causa del hormigueo en manos y piernas le dijo que tenía un “estrés de caballo. O paras tú o te para el cuerpo” y le extendió la siguiente receta: “Que le den, 250 gramos, y me resbala 600 g, cada 12 h”. Sin embargo, no fue el estrés lo que empujó a este ingeniero a dejar el puesto en una multinacional como responsable de un proyecto ferroviario en Turquía. Tocó fondo a causa de un accidente laboral que sufrió uno de los chavales que trabajaba en su equipo. “Aquello me superó. Yo era el responsable de esa persona y me sentí mal. No estaba alineado con mis valores. Así que dejé el trabajo de un día para otro, sin finiquito ni nada”.

Atrás dejaba Álvaro López Morcillo un puesto por el que percibía un salario superior a los 11.000€ mensuales y se refugiaba con su chica en un maravilloso ático en el Bósforo. Ya antes se había interesado en temas relacionados con la inteligencia emocional, en parte para gestionar el hartazgo que sentía, en parte porque le gustaban las relaciones personales. “Ya en la carrera tuve claro que la parte muy técnica no me gustaba, por eso me especialicé en organización industrial, más de negocio. Pero cuando trabajaba como ingeniero no me identificaba con el resto de los compañeros, me sentía desubicado. Creo que, en cierta manera, el éxito profesional me llegó más por mi capacidad de conectar con la gente que por lo técnico, pero las dos cosas iban juntas. Hasta que llegó el día dije: ¿pero qué hago yo aquí?”.

¿Qué hago yo aquí?

Esa sería, en opinión de Álvaro López, la pregunta clave que, en caso de que surgiese, debería conducir a cualquier persona a la reinvención profesional, pero alineado a la vida que te gustaría llevar. “Yo me di cuenta de que era capaz de negociar un par de millones con un cliente y no sabía cómo resolver mis problemas personales. Para sentirte bien tiene que estar todo en equilibrio. El trabajo ideal es aquel que encaja en tu vida ideal, nunca al 100% claro”.

Así que Álvaro López se formó como coach y profundizó en cuestiones de desarrollo personal y ahora se dedica a impartir cursos de formación y servicios online de ayuda a personas que desean reinventarse. Un mercado en alza si atendemos a estudios que apuntan que más de un 80% de las personas se sienten insatisfechas con sus trabajos.

Empezó abriendo su blog autorrealizarte.com, no con interés inicial de monetizarlo, sino con afán de divulgar la experiencia de los beneficios que puede acarrear un cambio radical en tu vida y cómo deshacerse de sesgos y creencias limitantes. Poco a poco fue ganando suscriptores y posicionándose, algo que le hizo darse cuenta de que aportaba valor y que podía rentabilizarlo. Coincidió en algún encuentro con Franck Scipion, el gurú de los knowmadas, y éste fue quien le animó a adentrarse en el negocio.

Los infoproductos

Ahora Álvaro López imparte varios cursos y ofrece servicio personal de consultoría. El primero de los cursos trata de Cómo salir de la insatisfacción personal,donde enseña a identificar ese trabajo que para ti es ideal y, sobre todo, ver qué vida te gustaría llevar. Otro, titulado Descubre tu talento, se orienta a ayudar a las personas a conocer aquellas áreas en las que pueden aportar valor a la sociedad, con algunas matizaciones. “Para mí el Talento, con mayúsculas, es algo que está relacionado con motivaciones internas, sinceras, no sólo con el dinero. Puede haber miles de cosas como, por ejemplo, ser bueno, escuchando, pero tiene que ser una virtud que la ejerzas de forma natural, sin esfuerzos. No puedes estar sufriendo todo el día para reinventarte”. Reconoce, también, que hay mucho marketing y humo en torno al mensaje de vivir tu pasión. "De poco sirve soñar con ser cantante si no tienes voz. El talento y aportar valor es lo primordial”.

El tercer curso es Lanza tu plan B donde, una vez identificado ese don natural, te guía para montar un proyecto empresarial. “No a escribir un blog, que eso es sólo el escaparate, sino a organizar por detrás una estrategia de negocio”, aclara.

Añade a los cursos un servicio Premium de mentoría personalizada y acompañamiento a la hora de diseñar y montar un negocio concreto. Para ello, cuenta con un equipo de colaboradores especializados.

Aunque no facilita cifras de facturación, sí dice recibir más de 600 visitas diarias y que “hay mucho quemadete en el trabajo”. Para ellos, el primer consejo que ofrece es “deja de quejarte, abandona el victimismo y asume que, en gran medida, el responsable de lo que vives eres tú”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo